| 2/4/2008 12:00:00 AM

El síndrome de la imitación

Conocí a Esteban en la ciudad de Cali. Tenía un negocio de arepas asadas al cual me gustaba ir, el sitio tenía un atractivo especial (además del exquisito sabor de las arepas y el chorizo) había algo que no sabría como describir, pero era algo que hacía que fuera con relativa frecuencia.

 

Esteban inició su negocio como una respuesta a una necesidad de recibir ingresos debido a que se había quedado sin empleo. Además de hacer unas ricas arepas acompañadas con chorizo, Esteban tenía una particularidad y es que era buen conversador (ese era el atractivo del sitio). Esto hizo que este sitio fuera frecuentado por personas no solo cercanas al sitio en que estaba ubicada, sino que también venían personas de otros sitios, motivados por el ambiente acogedor del lugar.

Algunas personas con inquietud empresarial y de negocios vieron en esto una oportunidad de negocio, motivados por el éxito de Esteban y decidieron instalar puestos de arepas muy cerca de donde estaba el puesto de él(conocí tres), pensando que les iría tan bien como le había ido al primero. Todos fracasaron, uno tras otro.

¿Cuántos ejemplos cómo este podríamos citar? Me atrevo a decir que cientos, y a diario, en diversos tipos de negocios. Este es un caso muy común, donde personas motivadas por el éxito de otros, deciden incursionar en este, debido a que "es un buen negocio" (¿han escuchado esa frase?). Sí, es un buen negocio, para quien lo inició y está siendo próspero porque está aplicando estrategias particulares que le sirven solo a él.

El ejemplo está basado en la réplica de nuevos negocios, pero también sucede con frecuencia en aplicar la misma estrategia de negocios ya establecidos. Este caso sucede con mucha frecuencia a nivel empresarial, creen que les irá igual al otro negocio sólo si hace lo mismo que hace el otro (por eso le llamo síndrome de la imitación).

Aplicar la misma estrategia no siempre es aconsejable para todos los negocios, así sean del mismo mercado. Antes de aplicar cualquier estrategia es necesario verificar nuestras fortalezas y debilidades, para enfocarnos en eso que nosotros somos capaces de hacer mejor, que le resultaría difícil a otra compañía realizarlo de la misma forma como nosotros lo hacemos.

Hay que marcar la diferencia, salirse del camino y encontrar nuevas rutas para encontrar alternativas del éxito de nuestras ideas o de nuestros negocios. Normalmente el que hace la diferencia es el que tiene éxito. (Ejemplos: DELL, en computadores; Haagen Dazs, en Helados) todos ellos cambiaron paradigmas e hicieron las cosas de una forma distinta y tuvieron éxito en su estrategia.

Al tomar el camino menos transitado incursionamos en algo que no ha sido probado, lleva consigo riesgo, que tienen una recompensa de éxito. La siguiente frase la encontré en el libro Pensando Estratégicamente, de Avinash Dixit y Barry Nalebuff:

"Se bifurcaron dos caminos en un bosque, y yo cogí el camino menos transitado, y eso ha marcado la diferencia" Robert Frost.

Innovar requiere creatividad, tomar un aire, salirse por un instante de su negocio y verlo desde otra perspectiva, como si estuviéramos fuera de él. Nos permite ser más objetivos y encontrar nuevas alternativas para diferenciarse y lograr mejorar nuestros resultados y aventajar a nuestra competencia

...Sin embargo, siempre existirán los que innovan, y los que imitan. Su negocio, ¿en qué lado está?


*Bistrat S.A.
Consultor de Negocios
www.bistrat.com
hquintero@bistrat.com
57-1-6512651

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?