| 3/20/2009 12:00:00 AM

¿Educamos los adultos que queremos para Colombia en la próxima generación?

¿Qué clase de adultos queremos para Colombia en las próximas generaciones? Si saliéramos a la calle a hacer ésta pregunta a la gente, incluyendo al gobierno, los empresarios, la Iglesia, los padres de familia…con seguridad todos contestarían: adultos responsables, concientes, honestos, trabajadores, comprometidos con su país, líderes confiables, etc. .pero no estamos educando los adultos que queremos para nuestro país, nuestros sueños y deseos van por un lado y la educación va por otro.

La educación que podría ofrecernos adultos como los que queremos, implica un serio compromiso de los padres de familia, quienes deben visualizar lo que quieren transmitir a sus hijos a través de esa educación inconsciente que todos impartimos con el ejemplo y la convivencia diaria en el hogar.

Cuando a un hijo se le permite dejar en desorden sus cosas cuando sale de casa, llámese su cama sin hacer o su ropa sin recoger, o se le permite pararse de la mesa sin recoger su plato o correr su silla, o se le permite hablar todo lo que quiera por teléfono, o acostarse a la hora que quiera, etc., será un adulto incapaz de seguir instrucciones, voluntarioso, desordenado e incumplido.

Cuando a un hijo se le hace la tarea en cambio de orientarla, se le anima para que dé excusas innecesarias o mentirosas, se le justifica la pereza y la desidia, o no se le permite tomar pequeñas decisiones o asumir pequeños retos con sus consecuencias, estamos educando adultos sin compromiso, superfluos, incapaces de manejar los hilos de su propia existencia y dependientes.

Y cuando se deja la tarea de la educación solo al colegio para usarlo como guardería y luego culparlo por los malos resultados, evadiendo la propia responsabilidad, estamos educando adultos inseguros, desesperanzados y sin proyectos propios.

Educar a un hijo es acompañarlo a aprender y a crecer, ellos toman de sus padres y del medio todo lo que necesitan para vivir como adultos. Por eso deben encontrar siempre en los padres, acompañantes y maestros, las guías y los modelos a seguir, con límites y firmeza adecuados, pero con las más grandes dosis de amor que les den la suficiente confianza para creer en el futuro, planear, tener objetivos claros y proyecto de vida.

El compromiso con el futuro del país es de todos: padres, educadores, gobierno, Iglesia, adultos acompañantes, todos quienes debemos ser concientes de la necesidad de reeducarnos para educar con ejemplo, dedicación y mucho amor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?