| 8/16/2007 12:00:00 AM

Del rating y otros diablos

Tuve la oportunidad la semana pasada, de vivir 2 experiencias que me dejaron el incomodo sentimiento de no saber que pienso sobre ellas y, si lo consideran pertinente, quisiera recibir comentarios de los lectores.

Una, la “tacada” de gente, porque eso es al estilo de un rifle viejo que se llena de pólvora, del restaurante Andrés Carne de Res. Quizás 1.000 o mas personas, de las cuales talvez el 80% sean como decimos los rolos, culicagados de 4º a 6º bachillerato, tan apretujados, moviéndose, “bailando”, en los pasillos y mesas, que les es imposible caminar y se mantienen durante horas en los mismos 2 metros cuadrados abrazados con su pareja, que cada rato se rota, consumiendo una que otra cerveza y guarito, que si están parados y no tienen mesa, pagan contra entrega.

Supongo que la filosofía es que como eso es lo que les gusta a los sardinos y gente jóven ( el mercado ), y es negocio, excelente negocio, pues eso es lo que les dan. Y que les gusta, les gusta porque llegan como moscas y entran y entran y entran y entran. En alguna oportunidad entendí que la capacidad del local es de 3.000 personas. Eso es mucha gente.

No tengo idea de cual será la rentabilidad del negocio. No tengo duda de que puede ser de 3 dígitos. Inversión en mesas e infraestructura de palo, pago a proveedores que no debe ser antes de 90 días o algo así y la caja sonando al mismo ritmo al que se taca el sitio, recibiendo contante y sonante.

Otra, la competencia de consejos espirituales en televisión, estilo telenovela enfrentada, del Padre Chucho en un canal, con el Padre Linero en el otro, a la misma hora, sobre los mismos temas.

También, supongo que la filosofía es la misma : si eso es lo que la gente ( el mercado ) quiere oir y ver, y lo hace y es “rentable” publicitariamente, pues eso se les da y vamos a ver quien gana.

¿Visión de negocios y aprovechamiento de oportunidades? ¿Explotación de las necesidades humanas de expansión, liberación de tensiones y apoyo y reafirmación? Es ético?

Si a esas dos experiencias le sumamos el programa de “Nada más que la verdad”, ahí si la cosa se me complica. Como el morbo y la desgracia humana atraen a la gente ( el mercado ) y es rentable dárselo, pues se lo damos. Qué hacemos si así les gusta.

No se qué pensar. ¿Me ayudan?

*Consultor empresarial
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?