| 2/4/2008 12:00:00 AM

Chávez un anti-imperialista, creando su propio imperio y algunos países apoyan su circo

El periódico El País, de Madrid, denuncia los nexos de Chávez con la guerrilla colombiana, haciendo hincapié en la ventaja que esto supone para las Farc, teniendo en cuenta la presión que el presidente Álvaro Uribe ejerce sobre este grupo subversivo. Era conocido, pero no de manera oficial, que el interés de Chávez no podía estar enfocado hacia la paz de Colombia, sino de poder lograr la figura de “héroe” de cara a otros países, por su “gran labor” en el proceso de Intercambio Humanitario, mientras consolida sus relaciones con las Farc.

Todos los colombianos llevamos años sufriendo una guerra que parece no tener fin. Miles de campesinos cada día se debaten entre la vida y la muerte, por estar en medio de la zona de conflicto. Durante años el ejército colombiano ha unido sus esfuerzos combatiendo los grupos subversivos, miles de recursos económicos y humanos han estado enfocados a este fin, limitando, de manera considerable, la inversión social.

Uribe, ha sido el presidente elegido por los colombianos, porque su mensaje era mano dura con la guerrilla, mensaje que representa la voz del pueblo colombiano, de un pueblo que no quiere más violencia, un pueblo que sueña con un mañana mejor, donde los niños campesinos o en zona de conflicto no se alisten en las filas de grupos subversivos, sino que tengan la opción de estudiar y de tener un mañana mejor.

Este esfuerzo hecho por Álvaro Uribe ha permitido recuperar zonas, ha devuelto la confianza internacional para invertir en nuestro país, ha ido desplazando poco a poco a los subversivos y el pueblo campesino cada vez se puede defender mejor de la guerrilla.

Este esfuerzo ha llevado a Uribe ha ser reelegido como presidente, pero ahora mismo se enfrenta a la mayor de las presiones, la internacional, la de su homólogo venezolano y a la de la familia de Ingrid Betancourt. Chávez, según guerrilleros desertores, se está beneficiando del negocio del narcotráfico, ofreciendo a las Farc conexión marítima y aérea para sacar la droga del continente y espacio físico para que se puedan esconder y esconder a los secuestrados, todo esto a cambio de dinero.

Según el artículo, Chávez representa los ideales de las FARC. Pero aún así, sigue siendo considerado por algunos, un buen interlocutor para el proceso de paz, un proceso que durante años, los colombianos llevamos y que para Chávez es simplemente una manera más de figurar.

Para completar el circo, el gobierno de Francia ofrece su país para que los guerrilleros que sean liberados puedan vivir allí, es decir, premiando al que mata, mientras miles de jóvenes colombianos que sólo quieren estudiar afuera, no obtienen un visado por tener pocos recursos económicos.

La familia de Ingrid Betancourt culpa a Uribe de su mala gestión en la liberación de los secuestrados, en concreto la de su hija, pero ¿es Uribe al que hay que culpar? Es absurdo pensar que una decisión de Ingrid, de ir hasta la zona de conflicto sea culpa de Uribe o del pueblo colombiano.

No podemos ceder ante las Farc, si quieren dialogar o quieren la paz, la manera ya la ha definido el pueblo colombiano, por medio de la voz de Uribe, con una zona de encuentro, no podemos tener una zona de despeje. Nadie mejor que Uribe para saber la mejor manera de hacer las cosas, el conflicto lo vivimos los colombianos y Uribe representa la voz del pueblo.

Si otros países nos quieren ayudar, lo primera es no atacar a Uribe o desestimar su labor y esfuerzo y mucho menos contradecir el camino que él ha elegido para hacer las cosas. El drama no es sólo por los secuestrados, es el drama de un país, un país que sufre cada día por la violencia y por el negocio del narcotráfico, negocio que esta en manos de los líderes de los grupos subversivos y según las denuncias hechas por El País, los gobernantes de Venezuela ayudan a que este negocio siga creciendo, mientras van por América Latina extendiendo sus ideas de populismo barato, con su lema anti-imperialista, buscando apoyo en otras economías para que su circo siga funcionando.

Pero queremos extender el apoyo que damos a Uribe, por la labor tan importante que esta haciendo y ha hecho en Colombia, por devolvernos a los colombianos la confianza en el país y por demostrar que es de los pocos que realmente hace algo porque en Colombia reine la paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?