| 10/30/2005 12:00:00 AM

Calidad y Desarrollo

Nelson Vásquez asegura que la variable más importante en la cual se deben fijar los empresarios es la calidad.

La dinámica presente en el mundo empresarial manifiesta en los acelerados cambios tecnológicos, en la rapidez de respuesta de las organizaciones ante las necesidades, exigencias y expectativas del cliente, en la innovación constante de procesos y productos para sostener un alto nivel de competitividad y en los diferentes mecanismos de integración entre empresas para ganar economías de escala, supone la implantación de sistemas óptimos de calidad para hacer frente a dichos desafíos, y obtener resultados satisfactorios acorde a los objetivos establecidos en la planeación.



La calidad representa el atributo principal que toda empresa debe tener enraizado como principio fundamental de su cultura organizacional y debe ser la base para la creación de una cultura mucho más enfocada a apreciar el cambio como la oportunidad que la empresa tiene para su desarrollo económico y social, y también hacia el mejoramiento continuo de los procesos llevados a cabo al interior de cada área funcional. La calidad es el punto de partida o requisito fundamental para que toda empresa conciba siempre el mejor de los éxitos, pero no es el único, pues una vez logrados altos índices de calidad es necesario reforzarlos primero con un compromiso decidido de los diferentes equipos de trabajo que conforman la organización, en donde sus diferentes integrantes se complementen técnica y profesionalmente para lograr sinergias que repercutan en rendimiento para la entidad; segundo con un enfoque dirigido siempre al mejoramiento del servicio al cliente o consumidor, en donde este sea el punto de partida para la toma de decisiones en cuanto al diseño de nuevos productos e implantación de nuevas formas de trabajo, y que también sea el punto de llegada para lograr una retroalimentación que genere cada día la conciencia de mejorar; tercero a través de un liderazgo participativo capaz de empoderar al personal con la empresa y crear equipos autodirigidos que enriquezcan el potencial creador de la empresa; y por último mediante la creación de una conciencia social, en donde la organización como sistema abierto interactúe con su entorno para beneficio de este y contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de sus trabajadores, de sus clientes y de la comunidad que le rodea.



Es necesario tener en cuenta cuales son las tendencias en materia comercial, industrial y tecnológica dentro del ámbito económico mundial para poder anticiparse a los posibles cambios venideros; solo de esta forma se podrán mantener niveles satisfactorios de calidad para competir, pues la obsolescencia en cada una de estas facetas empresariales disminuye y perjudica el sentido de calidad.



Sin importar el sector en el cual se desarrolle la empresa la calidad es el principio o requisito fundamental que debe caracterizar los métodos, procesos y procedimientos de toda empresa porque a partir de allí empezará a posicionarse en la mente del cliente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?