Los que hacen la integración

| 11/5/1999 12:00:00 AM

Los que hacen la integración

La integración trascendió el intercambio de productos y servicios. La gente y las culturas empresariales se están acoplando.

Desde cuando se acabó la frontera geográfica para el comercio y las inversiones, las relaciones entre los dos países se han fortalecido tanto que es imposible dar marcha atrás. Los estudios sobre acuerdos comerciales muestran que ningún otro acuerdo en la región ha conseguido una integración como la que hay entre Colombia y Venezuela.



Lo que en un principio los empresarios de los dos países vieron como otra oportunidad para ampliar sus respectivos mercados naturales ha dado lugar a un proceso mucho más intenso: el mercado binacional es para muchas empresas el foco principal de sus negocios.



Sin embargo, más allá del intercambio comercial, ha nacido una generación de ejecutivos con un concepto renovado de los negocios internacionales y de las relaciones entre los dos países. La dinámica de los negocios se encargó de cambiar las percepciones que se tenían en cada país y modificó los términos de las relaciones internacionales en las que antes primaban los problemas del diferendo limítrofe. Ahora la prioridad son los negocios.



Antes del fortalecimiento de las relaciones binacionales, no había conocimiento sobre las personas y las culturas de cada país. De hecho, para los venezolanos, los colombianos eran gente de bajos recursos que cruzaba la frontera y competía por los puestos de trabajo. Para los colombianos, los venezolanos no formaban parte de su vida cotidiana. Eran seres alejados al otro lado de la frontera.



Hoy, a pesar de las dificultades económicas que los dos países han afrontado, se reconoce que se pueden hacer empresas conjuntas y que el potencial de creación de riqueza de los dos países como socios es enorme.



Ejecutivos y empresarios de los dos países hoy se encargan de fortalecer los nuevos términos de las relaciones. Personas como Beatriz de Majo del grupo Sanford en Venezuela, Jorge Venegas de la industria hotelera o Diego Fernández del grupo Familia Bolívar llevan el liderazgo de las nuevas relaciones bilaterales.



Ana Cecilia Peña



Esta periodista caleña trabaja en Caracas, desde hace dos años en Cuerpo Colombia del diario El Nacional y en el programa de radio Desde aquí... Colombia. En ambos casos, su participación es esencial pues es la colombiana que les llega a sus compatriotas con lo que realmente los mueve. Además de lograr el éxito comercial de los dos proyectos de medios, Ana Cecilia es como una embajadora de la cultura colombiana en Venezuela.



Beatriz de Majo



"Lo colombiano está en el ambiente". Así describe Beatriz de Majo esta nueva etapa de las relaciones entre los dos países. Esta venezolana es una enamorada de Colombia y de los colombianos. Se podría decir que por años ha sido la embajadora de Colombia en Venezuela. Hace diez años empezó a trabajar con el grupo Sanford, supervisando sus empresas en Venezuela y montando comercializadoras para la distribución de los productos del grupo en ese país. Para ella, la apertura comercial cambió la percepción del venezolano hacia el colombiano. Los productos colombianos empezaron a formar parte de la vida diaria de los venezolanos. Los cuadernos Carvajal, las galletas de Noel, los yogures de Alpina, los baños de Corona... Ahí nació el respeto por lo colombiano y quedó claro para todos la excelente disposición del colombiano hacia el trabajo.



Beatriz de Majo pertenece además a la Junta Directiva de El Nacional, el diario de mayor circulación en Venezuela. Actualmente está a cargo del Cuerpo Colombia, una sección de este diario que circula los sábados y que pretende mostrar la realidad de Colombia, pero solo el lado positivo. Esta sección y el programa de radio Desde aquí... Colombia, que ella también dirige y que pertenece al mismo diario, tienen como mercado objetivo los tres millones de colombianos que viven en Venezuela. De acuerdo con Beatriz de Majo, "un 15% de la población en Venezuela es de colombianos, una masa crítica demasiado grande como para mantenerla olvidada".



El éxito en ambos casos ha superado todas las expectativas, tanto en rating como en pauta publicitaria. La razón es que los colombianos se sienten valorizados, pues muchos han sufrido el rechazo de la población venezolana. La sección del periódico y el programa de radio han logrado poner a los colombianos en contacto con su país y sus intereses y, por ello, todos han apoyado económicamente los dos proyectos (el de prensa y el de radio).



Jorge Venegas



Este hotelero colombiano fue contratado para trabajar en Venezuela en el Hotel Centro Lido de Caracas del Grupo Sambil, el primer hotel boutique que se abría en esa ciudad. Venegas tenía experiencia en hoteles de este tipo generalizados en Colombia pero inexistentes en Venezuela, cuya tradición es de hoteles masivos con más de 700 habitaciones. Venegas logró adaptar el modelo: los hoteles boutique ya son comunes en Venezuela y hasta la calidad del servicio colombiano se convirtió en un producto de exportación.



Pero más allá del éxito profesional, está su adaptación a una cultura diferente. "Cuando llegué, estaba un poco temeroso pero me tranquilicé cuando me di cuenta de que el personal a mi cargo, en su totalidad venezolano, me respetaba y se había amoldado a mí perfectamente". Hoy no cambia su vida en Venezuela por nada. Le fue tan bien que lo nombraron gerente del Hotel La Samanna en Isla Margarita, también del estilo boutique pero dedicado a la talasoterapia, un tratamiento de belleza y relajación a base de agua de mar y productos marinos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.