A pesar de la crisis

| 11/5/1999 12:00:00 AM

A pesar de la crisis

En el pasado, los empresarios colombianos fueron proactivos en Venezuela. Ahora parece que los papeles se están cambiando.

La liberación de los flujos de comercio trajo consigo un gran fervor por hacer negocios en el país vecino. Empresarios de Colombia y Venezuela cruzaron las fronteras no solo para vender sus productos, sino en muchos casos para quedarse y construir empresa. Esta dinámica, aunque se ha desacelerado en los dos últimos años por razones internas de ambos países, aún sigue viva. Los empresarios colombianos siguen pensando en Venezuela como su mercado natural e igual sucede con los empresarios venezolanos con respecto a Colombia.



En los primeros años del apogeo de la inversión, muchas empresas colombianas hicieron inversiones industriales en el vecino país. Inversiones Mundial, por ejemplo, que hoy figura entre los grandes inversionistas colombianos en Venezuela, si no el primero, poco a poco fue adquiriendo acciones del Grupo Químico y hoy controla el 70%. Cuando fue adquirido por Mundial, el Grupo Químico era una empresa pequeña en el mercado venezolano. En menos de cuatro años se convirtió en el líder del mercado de pinturas, para lo cual fue muy importante la inversión que hicieron en las tiendas Pinta Casa.



El Grupo Empresarial Antioqueño también tiene una fuerte presencia en el mercado venezolano en sectores como alimentos, seguros, industrias de papel y comercio. En Venekim, participa en la producción de papelería fina por medio de la compañía que tiene en asocio con Kimberly Clark y Coltabaco. Noel produce cárnicos madurados en la planta Hermo C.A., que adquirió hace unos años, y distribuye algunos productos propios y de la Nacional de Chocolates por medio de la comercializadora que estableció allí: Noel de Venezuela. La Nacional de Chocolates distribuye algunos de sus productos en Venezuela por medio de Mavesa.



Entre el grupo de empresas inversionistas están además Alpina que adquirió Yoplait de Venezuela y Colombina que compró el Grupo Fiesta. Actualmente es líder en el mercado con Bon Bon Bum. Carvajal es líder en cuadernos, libros de gerencia y muebles de oficina. El mercado de ropa interior femenina está en manos de empresas colombianas.



Las inversiones colombianas en Venezuela han sido apuestas de largo plazo. Las empresas colombianas llegaron a ese país para quedarse y esto les ha dado una gran ventaja justo en un momento en el que se está produciendo la desindustrialización de Venezuela. Gran parte de la industria en este país fue creada por inmigrantes que en varios casos no tienen a quién heredarle la empresa. Los hijos no están interesados y ellos ya cansados no ven alternativa diferente a la de vender su compañía. Esa situación típica en Venezuela ha generado grandes oportunidades.



Se pierde el dinamismo





EPSA

Noel

Mavesa



Sin embargo, el gran dinamismo de las empresas colombianas en Venezuela parece haberse paralizado como resultado de la crisis interna del país. Las inversiones más recientes de los colombianos fueron hace dos años cuando el grupo Familia Bolívar adquirió el Banco República y la compañía de seguros del Banco Latino, que hoy se llama Seguros Bolívar. Otro de los más recientes movimientos fue el establecimiento de la compañía Colsanitas de Colombia en Venezuela.



Desde entonces, las inversiones han estado pospuestas. Por ejemplo, en Cativen, que es la inversión de Cadenalco en los supermercados CADA, había grandes proyectos de inversión que se han postergado. También se ha retrasado el proyecto de inversión de la Organización Corona en los almacenes Homecenter en Venezuela.



En cambio, y a pesar de que la economía interna de Venezuela no está en su mejor momento, las empresas de este país parece que van a liderar los grandes movimientos empresariales binacionales en los próximos cinco años. "Venezuela está acostumbrada a crisis económicas y sus empresarios piensan más en largo plazo que en los próximos seis meses o un año", dice Alberto Tovar, presidente de Mavesa.



De hecho, hoy, las inversiones de venezolanos en Colombia, aunque han sido inferiores en número a las de colombianos allá, superan en valor a la inversión colombiana. La crisis económica en Colombia ha generado enormes oportunidades para que empresas como el Grupo Cisneros, Mavesa o Polar entren al mercado con adquisiciones e inversiones de gran escala o para que multinacionales de telecomunicaciones como Bell South (que ha estado negociando una posible adquisición de Celumóvil) mejoren sus economías de escala integrando los dos mercados.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.