| 7/1/1994 12:00:00 AM

USTEDES HUELEN A CHICHA

Resulta, por decir lo menos, incomprensible que una revista especializada y de su categoría publique algo tan fuera de tono como el artículo del señor Ben Odell, "Cuando las callejuelas olían a chicha", aparecido en su número del mes de junio. Quiero ilustrarles en el sentido de que Bejarano, como despectivamente lo llaman, fue el higienista más importante del país, su primer ministro de Higiene, hoy Salud, un eminente profesor y un respetado médico, admirado y querido por todos. Quiero aclarar también que mi padre, Bernardo Saíz de Castro, no estaba sino está casado con una hija del profesor Bejarano, mi abuelo, y que jamás trabajó en cervecería alguna. A mucho honor presidió la junta Directiva de Bavaria en la década de los 60.

Estamos viviendo una época francamente curiosa en la que la Corte Constitucional considera importante para el desarrollo de la personalidad el porte y el consumo de la dosis personal de estupefacientes y su artículo, necesaria la chicha para culturizar y alimentar el pueblo colombiano. ¡Qué tristeza! ¿A dónde iremos a parar?



JUAN MANUEL SAÍZ BEJARANO

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?