| 3/18/2005 12:00:00 AM

Usados baratos: pro y contra

El decaimiento de precios con respecto a los vehículos usados puede verse desde dos ángulos: uno, que puede traer consecuencias ambientales, que relaciona ruido, congestión, contaminación ya que se podrá tener más acceso a conseguir un automóvil y, por tanto, creo que se generaría un mayor grado de gases contaminantes. Pero al mismo tiempo, estoy seguro de que positivamente las empresas que manejan el campo automotor de vehículos nuevos van a mejorar sus ventas y, por ende, aportarán al país un beneficio económico, lo que además restringiría la entrada de vehículos usados que no pertenezcan al territorio nacional, pues con el TLC, un vehículo nuevo costaría muy poco.

Giovanny Rodríguez, vía internet
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?