| 5/28/2004 12:00:00 AM

Sobre el negocio del offshoring II

El body-shopping es un nombre más elegante para maquilar. Escoger este camino para el desarrollo de la industria colombiana de software es repetir el mismo error que hemos cometido: no movernos en la cadena de valor hacia actividades de mayor complejidad. Seguir este camino es llegar a una situación como la de la industria de confección, en la cual por unos centavos el cliente cambia de proveedor y en el mundo hay lugares en donde la mano de obra es más barata que en Colombia.

Israel es el mejor ejemplo de cómo debemos insertarnos al mundo del software. Israel no es un lugar donde se realice mucha maquila. Es un lugar donde se desarrolla software de gran complejidad. Los profesionales colombianos deben ser formados con la mayor rigidez posible en las bases técnicas y científicas de la ingeniería de sistemas. No en los últimos productos de los fabricantes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?