Síndrome Y

| 5/12/2000 12:00:00 AM

Síndrome Y

He visto cómo se han venido presentando casos de las posibilidades que, para la generación de empresas y soluciones, tienen la innovación, la creatividad y la aplicación del conocimiento. Comparto la convicción de que el futuro de nuestro país está en manos de los resultados que se obtengan en términos de la aplicación del conocimiento. Sin embargo, existe una enfermedad en las organizaciones, bautizada jocosamente en una universidad en los años 70 como el Síndrome Y. Este fue originado por una situación en la cual un profesor se apropió de la idea y hallazgos de un grupo de estudiantes. Con ella obtuvo un premio, pero curiosamente, ese genio nunca más generó nuevas ideas. Las personas afectadas por el Síndrome Y se abstienen de proponer nuevas ideas, limitando la oferta de inteligencia.



He sido afectado por dicho síndrome a lo largo de mi vida profesional y creo que son pocos los que no han sido atacados por dicha enfermedad. Algunos nos sobreponemos y seguimos insistiendo en crear, aunque con el temor de volver a ser víctimas. ¿Existe cura? Creo que sí. El primer paso es reconocer que el síndrome existe. El segundo paso es encontrar un mecanismo de reconocimiento social a las ideas y soluciones.



Jorge Alberto López Ruiz, Bogotá

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.