Sigue Botín

| 3/16/2001 12:00:00 AM

Sigue Botín

En la columna de Armando Botín de la edición No. 125, el autor manifiesta una confusión con los conceptos de política que el anónimo confunde con ideología. Si lo importante es figurar para trascender, usando la ideología, se estará de acuerdo en que quien gana el favor público es el político y no el economista; sin embargo, la política es inmanente a la economía y, por tanto, no son prácticas separadas. La confusión se debe a que en Colombia el ejercicio político no existe, en Colombia lo que se ejerce es la pugna de ideologías que buscan el poder para apropiarse de los bienes económicos. En fin: es común la separación entre el económico y el economista, un extremismo que provoca el desconcierto a la hora de establecer el valor real de la economía y de la política en la consolidación y construcción de una cultura.



Alberto Delgado C., economista, docente, Coruniversitaria, Ibagué

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.