Se requiere un cambio

| 5/31/2002 12:00:00 AM

Se requiere un cambio

En nuestro país, las grandes firmas auditoras establecen contratos llamados integrales, según los cuales ellas se "comprometen" a asesorar la empresa en todas sus áreas y además actúan como Revisores Fiscales. Para este fin, utilizan firmas o sociedades establecidas como de asesoría, que no tienen que pasar por el filtro de la Junta Central de Contadores, con lo cual toman el control total de la elaboración, preparación, revisión, certificación y dictamen de los estados financieros.



Esta práctica es a todas luces inconveniente y peligrosa. Además, presenta peligros para los accionistas minoritarios y para el Estado, en especial cuando la misma empresa, y sobre todo los grupos económicos, crean su propia firma de auditoría y revisoría fiscal para ejercer estas funciones "controlando a sus propios dueños". Algo inverosímil pero cierto.



Por más diez años han cursado en el Congreso de la República seis proyectos de reglamentación de estas prácticas. Pero la presión de las grandes firmas y del mismo Estado ha hecho imposible que el proyecto siga su curso y logre su aprobación. Ojalá el nuevo Congreso logre evacuar esta gran iniciativa para consolidar el control como una herramienta de la gestión y no como un paso de la evasión fiscal y del ocultamiento de cifras y de manejos ilegales de la información contable.



Juan Ruiz Martínez, Bucaramanga

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.