| 2/1/1995 12:00:00 AM

SACRIFICADO POR EL PAÍS

Ojalá me hubiera ganado de verdad la lotería. Infortunadamente esta lotería del IFI, de manera alguna, es tan atractiva como la pueden ver algunas personas. Estoy seguro que ustedes ya saben de qué manera estoy adelantando mi trabajo. Sin cobrar horas extras, por supuesto, mis jornadas empiezan al amanecer y terminan a media noche. He tenido que abandonar a mi familia y en el tiempo que llevo de servicio, tres meses, sólo he viajado a Medellín para atender asuntos relacionados con el Instituto. Además, para ahorrarle viáticos al IFI, me hospedo en mi propio apartamento en dicha ciudad. Anexo una lista detallada de mis viajes y si encuentran alguno que no corresponda a una exigencia de mi cargo, les ruego dejármelo saber. Lamentablemente no he podido viajar en primera clase, como hubiera sido mi deseo. A duras penas llego a clase ejecutiva, debidamente autorizado por las normas vigentes. Quisiera remodelar cuanto antes el piso 15, donde está la presidencia del IFI, pues debo adecuar la localización del personal de la Vicepresidencia jurídica que se encuentra peor que asinada (sic). Pero, con todo este trajín, todavía me demoraré algo para poder hacerlo.

Al único "costurero" que he pertenecido es al de mi familia, donde todavía no se han aburrido conmigo. Aparte de esto, cuento con amigos tan especiales e inteligentes como ustedes, que espero no me hayan quitado su amistad, por el sólo pecado de estar comprometido de manera inocultable, con el presidente Samper y sus programas



Carlos Wolff Isaza, Presidente Instituto de Fomento Industrial

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?