| 11/1/1994 12:00:00 AM

NO ES POLÍTICO

En la sección "Confidencias" de la revista DINERO de la semana pasada, se encuentra una afirmación que riñe con la verdad y que me obliga, en consecuencia, a solicitar su rectificación Allí se dice que el nombramiento del doctor Carlos Antonio Espinosa como director de la DIAN, "fue una cuota que le debía el presidente Samper a su padre Gustavo Espinosa". Falso. La iniciativa del nombramiento del doctor Espinosa fue mía, como consecuencia del informe sobre la Aduana que dirigió en su calidad de Procurador Delegado para la Vigilancia Administrativa, el cual adjunto Dice también la nota que el doctor Espinosa "tiene una hoja de vida bastante opaca". Si bien esta constituye un juicio personal del autor de la nota, probablemente se basó en información incompleta. Adjunto para su conocimiento la hoja de vida del doctor Espinosa. Finalmente, la nota sugiere que el vuelco que estamos tratando de imprimir a la DIAN tiene un carácter clientelista. No veo en qué pueda basarse una afirmación tan temeraria; ni mi trayectoria pública, ni el compromiso decidido del gobierno para con el sector privado en materia de una reconstrucción de la Aduana en Colombia, autorizan a su revista a hacer semejante insinuación.



Guillermo Perry Rubio, ministro de Hacienda v Crédito Público

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?