| 8/1/1995 12:00:00 AM

NO PEGÓ EL GRITO

En días pasados el señor Héctor Mario Rodríguez me hizo telefónicamente algunas preguntas relacionadas con una supuesta fundación que lleva el nombre de mi padre César Ordóñez Quintero, y que estaría de alguna manera vinculada a operaciones realizadas por la sociedad Euro valores. En esa conversación me limité a manifestarle a quien posteriormente resultó ser un periodista que escribe en su revista, que ignoraba la identidad de las personas que pudieron haber creado la fundación, y que ninguno de los miembros de la familia del doctor Ordóñez Quintero está relacionada ni directa ni indirectamente con ella. Adicionalmente le manifesté, también para responder a sus preguntas y no por otro motivo, que, aparte de la amistad que unió a los doctores Abdón y Augusto Espinosa Valderrama con mi padre, ni mi familia ni yo personalmente hemos enido relaciones de amistad o de negocios con los señores Espinosa Fenwarth. Así pues, en absoluto, como lo dice el artículo publicado por el periodista, "he puesto el grito en el cielo" debido a la vinculación real o presunta de esa fundación con las operaciones de Eurovalores, cuya exisencia desconocía, ni he llevado a iniciativa propia ninguna actividad dirigida a informar al público sobre el hecho de que no engo relaciones con la familia Espinosa.

Andrés E. Ordóñez Ordóñez, Bogotá

R/. Según consta en el expediente 86.160 de la Oficina de Personas jurídicas de la Alcaldía Mayor de Bogotá, el señor Andrés Eloy Ordóñez Ordóñez conoció desde el 10 de marzo de 19881a exisencia y conformación de los órganos directivos de la Fundación que lleva el nombre de su padre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?