Lo bueno de lo malo

| 7/26/2002 12:00:00 AM

Lo bueno de lo malo

¡Qué simpático (por no decir patético) que nuestra situación de desorden público sea una oportunidad de negocio! Es genial que, como cuenta su artículo de la edición No. 161, estemos exportando el blindaje de carros y que nuestra mano de obra sea la más calificada y rápida en la instalación de este tipo de protección. Esto también se une a la mano de obra de los valientes obreros que tienden redes en todo el territorio y ahora andan trepados en las torres de energía de México. Está demostrado que lo mejor de nuestro país es la gente, la que trabaja, la que se parte el lomo todos los días por un poquito más de US$100 mensuales.



Alberto Palacios, vía internet

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.