| 7/1/1994 12:00:00 AM

LE COURVOISIER ENCUENTRA AUDIENCIA

Estimado monsieur Le Courvoisier

Leo casi siempre su artículo porque es corto, concreto e inteligente. En el número pasado, escribe sobre el Museo de los Esfuerzos Inútiles y señala que hacer estudios que no se concreten es uno de ellos. Me atrevo a plantearle una posición diferente, para que la piense: afortunadamente muchos proyectos se han detenido en la fase de los estudios.

Afortunadamente sólo tenemos estudios sobre las alternativas para el canal interoceánico, y no un elefante blanco con una de ellas. Infortunadamente no se hizo caso de algunos estudios que señalaban lo inconveniente del metro de Medellín, que se presentó en la prensa como el más barato del mundo. Ojalá que realicen más estudios sobre el metro de Bogotá, pues hoy en día la decisión sobre esta obra sería afectiva y no tanto racional pues carecemos de estudios suficientes. Realmente, contratar un estudio no es tener el "fiat" como resultado. Hay que tener valor para decir no. Y ello no es inútil. Una investigación contratada con el CNC refleja un alto grado de satisfacción de los contratantes (de Fonade, nos imaginamos): 81% del total de los estudios analizados fueron considerados buenos y muy buenos. Asimismo, sobre un universo de 4.415 estudios que sabían de los resultados a que condujeron se encuentra que el 67% llevaron a la ejecución total o parcial de la inversión. 16% necesitaron profundizar en otro estudio. Otro 16% congeló la iniciativa temporalmente y 2% a canceló definitivamente. En el libro de La Preinversión en Colombia se encuentra esta información. Este libro no es tan interesante como el del metro de Medellín que le adjunto para que se sorprenda, si le es dado. No resisto la tentación de abrumarlo con literatura y le envío el extenso estudio sobre el metro de Bogotá. Afortunadamente, en el estudio del profesor Kain se resume buena parte del mismo.

Espero que le sirvan de inspiración para alguna expiración mensual.



ALBERTO VILLATE PARÍS, GERENTE FONADE



R/ Comparto sus comentarios, pero me asusta, en este país tan violento, que el artículo lo haya inspirado a desear mi próxima expiración. Además, recuerde que el museo es de esfuerzos inútiles y en él no cabe nada que no lo sea, por eso no exhibe estudios que impiden que se meta la pata y tampoco, por razones obvias, los que nunca se hicieron y que eran indispensables para dejar sin piso a algún proyecto absurdo. Insisto, eso sí, en que muchos funcionarios, para justificar su inacción, contratan estudios innecesarios, dilapidando el dinero de los contribuyentes. Estos estudios sí clasifican para el museo y los funcionarios para el asfalto.



LE COURVOISIER

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?