| 8/19/2005 12:00:00 AM

La resurrección de muchas empresas

La ley 550 de 1999 ha sido la salvación de muchas empresas. Sin embargo, más que empuje y ganas de salir adelante en los acuerdos de reestructuración, es necesario que la empresa pueda continuar desarrollando su objeto social y tenga mercado para ello; de lo contrario, solo puede aspirar a la liquidación obligatoria y a la estigmatización de ser de peor familia, sin acceso al crédito y al mercado. La clave es avizorar con anticipación cuál es el momento adecuado para que la empresa con una reestructuración pueda continuar, y no hacerlo en el momento en que se está más cerca de la liquidación.

Fanny Esther Loaiza, vía internet
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?