| 4/29/2005 12:00:00 AM

La construcción de marcas empieza con el cliente interno

Es una buena noticia que las empresas se preocupen por la fidelización de clientes y dejan a un lado la guerra de precios, tal como lo han anunciado las empresas de celulares. Pero hay que tener cuidado: la construcción de las marcas empieza por el cliente interno, desde el mensajero hasta el presidente de la organización, y de ahí empieza a crecer en espiral ascendente; todos deben comprometerse. Tampoco hay que olvidar la diferencia entre un nombre y una marca, la cual, al ser personificada, adquiere valor de marca. No podemos dejar solo al tutor de la marca en esta tarea de construcción, todos participamos ya que todo lo que usted o su organización hacen o dejan de hacer comunican algo.

Germán de la Rosa, vía interne
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?