| 6/8/2006 12:00:00 AM

La aldea es una sola

En relación con el artículo sobre los grupos económicos, muchos de los hijos de quienes construyeron esos conglomerados no son ni siquiera colombianos. Por ejemplo, los hijos de Santo Domingo ni vivieron, ni tienen los valores colombianos. Eso es lo que deja la apertura. No hay negocios de regiones, no hay Éxito de Medellín, ni Avianca de los colombianos y por eso, nuestra mente debe romper las fronteras. El TLC genera cultura de internacionalización, así que el país debe crecer hacia los puertos; la infraestructura y el dinamismo financiero son uno solo. Estos nuevos directivos de los grupos poderosos “son del mundo” no esperemos que por su “bondad” vayan a invertir en Colombia. El terreno debe ser adaptado o todos simplemente se irán, con solo digitar un código en el computador. La aldea es una sola.
Fernando Mariño

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?