| 11/15/2005 12:00:00 AM

l Sena aclara

En la sección La Gráfica de la revista Dinero, en su edición del 28 de octubre de 2005, se presentan las acciones de formación del Sena como "entrenamiento laboral" y clasificado como uno de los "programas antipobres" del actual gobierno. Al respecto, presento las cifras oficiales, en lo que respecta a las acciones de formación profesional por estrato socioeconómico para el período 2002 - 2005, las cuales de manera contundente contrastan las estadísticas presentadas por los señores Jairo Núñez y Silvia Espinosa, quienes aparecen como autores del estudio del CEDE que se referencia en esa sección. Para los años 2002 y 2003, la atención a los estratos 1 y 2 de la población fue del 67% del total de cupos de alumnos en formación. En el año 2004, se incrementó la atención en esos estratos alcanzando el 73% del total de los cupos de alumnos en formación, lo que equivale a 2.162.791 cupos. Para lo que va corrido de esta vigencia, las cifras consolidadas con corte a septiembre 30, indican que los cupos de alumnos en formación para los estratos 1 y 2 representan el 73,8% del total, y ascienden a la cifra de 2.052.271 cupos. Este avance obedece entre otros aspectos a la democratización y flexibilización de los mecanismos de inscripción a los programas de formación del Sena y al establecimiento de convenios en los 1.097 municipios del país, con alcaldes y diversas organizaciones con experiencia en la atención a las poblaciones más vulnerables. Lo anterior valida el doble papel que el Sena y sus aliados aportan al país, en la construcción equitativa de capital social, por la vía de llevar conocimiento a todos los colombianos y responder cada día con creciente pertinencia y oportunidad a las necesidades de mayor productividad y competitividad de las empresas. Darío Montoya, director general del Sena
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?