| 10/30/2005 12:00:00 AM

Hay que firmar el TLC

Precisamente, el TLC es para mirar al mundo con los ojos reales de la competencia. ¿Cómo pretendemos ser competitivos como país, si no generamos la competencia para nuestros núcleos productivos? Es necesario que el Papá Estado nos deje crecer, luchar, equivocarnos, innovar, para madurar y crear algo nuevo. Con las empresas protegidas se forma un mercado distorsionado y raquítico que favorece a unos pocos y obliga a los compradores a adquirir productos costosos, obsoletos y de poca calidad. Por tanto, a competir: vendamos a Estados Unidos todo lo que podamos, aprendamos de ellos y progresemos. Ricardo Guerrero, vía internet
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?