| 2/18/2005 12:00:00 AM

Educación continua II

El dilema radica en los métodos que adopte la empresa para medir el efecto de la capacitación en las personas y en la organización como un todo. ¿Hemos identificado el momento en que un empleado es afectado por el virus implacable de la "rutinización" personal y laboral? A partir de entonces, la formación continuada se transforma, de una buena inversión, en un gasto que impacta los beneficios en lugar de lograr el efecto deseado.

Conrado Pérez, vía internet
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?