| 11/14/2003 12:00:00 AM

Después del Referendo

Definitivamente, nos hemos acostumbrado a vivir al límite del peligro fiscal, desde 1999 cuando nos enfrentamos a una de nuestras más profundas crisis económicas, cuyas secuelas aún no hemos podido sanar. En el país, todo parece indicar que las medidas a medias son el imperativo: reforma al sistema de transferencias a medias, la bomba pensional sin desactivar, la reducción de gastos de funcionamiento sin avances significativos. ¿Será que somos una sociedad acostumbrada solo a tomar medidas paliativas y somos incapaces de enfrentar los sacrificios que implican las soluciones definitivas? Seguimos comprando tiempo con centavos cuando la solución de nuestro problema fiscal necesita los pesos de todos y cada uno.



Jamer Arturo Franco, vía internet

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?