| 11/1/1995 12:00:00 AM

DEL SECRETARIO GENERAL

Esta no es una simple solicitud de rectificación. Es ante todo una sincera, clara e inequívoca constancia de asombro e indignación, dirigida en primera instancia a ustedes, pero con La seguridad de que sólo podrá ser valorada con objetividad y responsabilidad por todos aquellos que tengan en La verdad y en el respeto por sus semejantes, La guía de sus acciones. Me refiero a La publicación contenida en su revista número 29 de octubre de 1995 con el título "¿Qué se hicieron? DINERO investigó dónde están Los responsables de Las más famosas quiebras y desfalcos". Aunque el daño ya se produjo, Las imprecisiones, calumnias, injurias y falsedades ya cumplieron su objetivo, y por Lo tanto debo ser enfático en lo siguiente:

1. La Fiduciaria Bursátil no quebró. En dicha entidad tampoco existieron desfalcos. Ambas situaciones, que están calificadas jurídicamente, no hacen parte de su historia.

Sin Lugar a duda, el imputarme en esta forma directa y contundente, en un titular, La comisión de quiebras y desfalcos resulta a todas Luces injurioso y calumnioso, pues nunca he estado imputado, sindicado y menos procesado por actos de tal naturaleza.

2. De acuerdo con Lo anterior resulta insólita La afirmación que ustedes hacen en el sentido de que "Se calcula que La quiebra fue de 7.000 millones", esta suma es fantasiosa como lo es el hecho de que La Bolsa de Bogotá tuvo que pagar a Los ahorradores. Lo cierto es que La Fiduciaria Bursátil cumplió con todas sus obligaciones hasta el punto que ninguno de Los ahorradores jamás perdió un solo centavo.

3. Tan frágil es La afirmación sobre La supuesta quiebra que La Fiduciaria Bursátil fue finalmente vendida por una cifra muy cercana a su valor patrimonial en ese momento.

4. Ignoraron en la publicación el hecho contundente de que el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca decretó la nulidad de La resolución que me impuso en loma jurídica La multa a que hacen ustedes referencia. Para La fecha de La publicación dicha sentencia tenía ya varias semanas de existencia.

5. La otra entidad financiera que se "hundió" de acuerdo con su versión, fue La Corporación Financiera Internacional. Esa "mancha" como ustedes La califican, tuvo un correcto y sano desempeño durante mi gestión de acuerdo con Los informes financieros que reposan en La Superintendencia Bancaria a disposición del público incluyéndolos a ustedes. Seis años después de mi retiro, esta entidad fue adquirida por La Fundación FES y transformada en Lo que hoy se conoce como CORFES. Como La actividad financiera está basada en La confianza del público, su artículo ha creado con estas irresponsables afirmaciones un ambiente injusto y peligroso en tomo a entidades que han cumplido con responsabilidad y eficacia su objeto. Flaco servicio Le han prestado ustedes a La Libertad de prensa Y a La credibilidad que tengan sus Lectores sobre su revista, pero ante todo han atentado contra el derecho a mi buen nombre, ataque que no dudo un instante en calificarlo como cobarde, pues jamás recibí ninguna solicitud de aclaración o de confirmación sobre Los datos que en forma irresponsable publicaron. Es realmente preocupante que una revista que por La naturaleza de su contenido debe tener especiales características de seriedad, precisión, objetividad y científicidad, pueda en tan corto espacio transcribir tantas mentiras, falacias e injurias contra un ciudadano de bien. Obviamente podría hacer mención de muchos otros hechos imprecisos o falsos, pero por razón de concreción me Limito a Lo ya anotado. Envío esta comunicación a sabiendas de que ésta es una Lucha a todas Luces desigual en La que muy seguramente con la misma arara con La que me han Lesionado, podré salir nuevamente injustamente perjudicado y aunque me cabe La certeza de que Las acciones en derecho con seguridad se ganarían, tendría que despedirme para siempre de Lo que más valoro, mi honra personal.



Juan Manuel Turbay Marulanda, secretario general de la Presidencia R/La respuesta a esta carta se encuentra en la página 128 de esta edición.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?