| 6/1/1995 12:00:00 AM

DE SWIPCO

En su reciente edición de mayo de 1995, artículo titulado »El contrato de Botero» se critica duramente tanto nuestro contrato con el Ministerio de Defensa de Colombia como nuestra capacidad y antecedentes legales y de propiedad para ofrecer este tipo de servicios. El artículo, sin embargo, incurre en numerosas inexactitudes y omisiones; pensamos que las aclaraciones que le ofrecemos a continuación contribuirán a disipar las dudas expresadas por ustedes.

Su prestigiosa revista afirma que se »contrató a una firma de accionistas anónimos y capital ínfimo». Swipco S.A. es una empresa legalmente constituida en Suiza cuyos accionistas son: -Los señores Maurice y Philippe Amon, propietarios del grupo Sicpa Holding S.A., el mayor fabricante de tinta de seguridad en el mundo.

-El Sr. Edgar Bronfman, presidente de la empresa Seagram Company Ltd., el mayor fabricante de licores del mundo, y del conglomerado MCA, dueña de los Estudios Universal.

-El Sr. Stephen Roberts, presidente de Oppenheimer & Co., Inc., banco de inversiones estadounidense con US$30.000 millones en depósitos.

-El Sr. Charles Evans, presidente de Consorcio Evans, uno de los mayores propietarios de bienes inmuebles en Nueva York.

-Los señores Michael Shure y Enrique Segura, presidente del Directorio y presidente ejecutivo de Swipco S.A. respectivamente.

Estos nombres y a quien ellos representan dejan en claro la solvencia moral y aún mucho más (sic) económica de nuestra compañía. Sobre nuestras experiencias en adquisiciones militares y demás, sobra decir que es imposible cubrir en una sola compañía el total espectro de compras de un gobierno o un ministerio específico. De allí que en casos especiales, como por ejemplo el de la compra del avión presidencial en Colombia, se procede a asesorar en detalle con empresas especializadas en cada sector.

Sobre nuestras comisiones es erróneo afirmar que recibiremos un pago absoluto del 4% pues en el momento que las compras ascienden a más de US$150 millones en un año, ésta se reduce al 3%, lo cual arroja una cifra de 3,3% sobre el total. Una de las cláusulas de nuestro contrato nos obliga además a obtener un ahorro equivalente al doble de esta comisión con respecto al valor histórico de una compra similar, por lo cual el ministerio o nuestro cliente siempre se benefician de nuestra vasta experiencia, base de datos mundiales y poder de negociación que nuestra tecnología global nos permite. Quiero concluir indicándole que nuestro contrato no obliga a la República de Colombia a ningún tipo de desembolso y por el contrario, hemos entregado una garantía bancaria irrevocable en el caso de cualquier incumplimiento de nuestra parte.

Pido disculpas por si en alguna ocasión no respondieron el teléfono en alguna de nuestras múltiples oficinas en el mundo debido a un normal cambio de dirección o número telefónico.



Enrique Segura Presidente ejecutivo Swipco S.A.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?