| 5/1/1995 12:00:00 AM

COMO CANGREJOS

En entrevista realizada en días pasados por El Tiempo al ministro de Hacienda, parece que éste último no reconoce la diferencia entre la evasión de impuestos y un simple gasto. La evasión lleva implícito un fraude. Por otra parte, desde hace años los gastos que una persona natural o jurídica tienen se contabilizan en el estado de pérdidas y ganancias como eso: un gasto. Esto está permitido legalmente en Colombia y en el mundo.

En este orden de ideas, mal podría identificarse al leasing como un "importante mecanismo de evasión"; el canon de arrendamiento en una operación de leasing ha sido considerado como un gasto, y por ende, se ha venido contabilizando como la reglamentación lo indica y lo permite y este gasto no ha tenido el sobrecosto del IVA, por la exención que ha tenido hasta el momento.

Lo anterior se debe tener en cuenta para analizar la reforma tributaria, pues algunos de los argumentos utilizados por Perry para sustentar su reforma están dados sobre premisas equívocas que pueden concluir en graves errores para nuestro país. El ministro Perry afirma que la presentación de esta iniciativa obedece a la falta de seriedad de la reforma tributaria de 1992, pero cuando nos dijo a los colombianos, en 1994, que no subiría los impuestos, ya debía conocer los inconvenientes que la anterior reforma estaba generando, o iba a generar.

Aunque la actual propuesta sea necesaria, no se debe dirigir para subsanar la incapacidad del gobierno para ejercer un control efectivo sobre el gasto público, pues de orientarse de esta forma, el gasto público nos exigiría, cada día, mayores esfuerzos en materia tributaria.

Preocupa, por ejemplo, el hecho de querer realizar reformas a figuras que como el leasing son un mecanismo que favorece la reconversión industrial. Más preocupante es que el interés del actual gobierno o del ministro de Hacienda está en echar marcha atrás y desandar el camino hasta aquí recorrido con la apertura económica, y devolvemos al esquema de un país proteccionista. ¿Será que vamos como los cangrejos?



Natalia Camargo Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?