| 8/1/1993 12:00:00 AM

Cartas

Las reservas internacionales son el resultado de restar de los ingresos del país en las operaciones externas, los egresos por las compras y pagos que realizan los colombianos en el exterior. Los ingresos están constituidos por las exportaciones de bienes, las exportaciones de servicios (como fletes), los intereses de las mismas reservas internacionales que están colocadas en bancos del exterior, la inversión extranjera que llega al país, la repatriación de capitales, el dinero que traen los narcotraficantes, las donaciones que recibe el país y los desembolsos de crédito externo que se reciben. Los egresos son las importaciones de bienes, las importaciones de servicios (fletes y seguros que se pagan en el exterior), el pago de los intereses de la deuda externa, la inversión de colombianos en el exterior y las amortizaciones de los préstamos externos. El resultado es el cambio en reservas internacionales. Si los ingresos son superiores a los egresos, las reservas aumentan y viceversa, si los egresos son superiores, las reservas disminuyen. Se puede hacer la analogía con el patrimonio de una empresa: el nivel de reservas es el patrimonio y la utilidad o pérdida del ejercicio es el cambio en las reservas. Si hay pérdida hay que responder con parte del patrimonio.

Como en Colombia todavía existe un control de cambios, casi todas las personas que reciben dólares tienen que vendérselos al Banco de la República, que emite pesos para pagarle a los vendedores: exportadores de bienes y servicios, inversionistas extranjeros que vienen al país, empresas y gobierno que reciben créditos externos. En el corto plazo la cantidad de bienes que hay en la economía no puede aumentar: la capacidad productiva es la misma. Al haber más pesos, hay más demanda de bienes, pero no hay más bienes: el resultado es que los precios suben. Eso se llama inflación. En una economía abierta, la mayor cantidad de bienes que se demanda se puede importar, no se depende de la producción nacional. Si los pesos se traducen en mayor demanda de bienes importados, no hay inflación. Pero hay bienes que no se pueden importar como los servicios públicos o las viviendas, entonces con aumento de reservas internacionales normalmente hay inflación. En ese sentido es malo que aumenten las reservas. El gobierno tiene que tomar medidas correctivas para que no haya inflación. Si logra controlar la inflación, es bueno que aumenten las reservas internacionales.

Por último, haciendo abstracción de la inflación, es bueno que aumenten las reservas internacionales, pues hay más capacidad de gasto y de inversión en el futuro. Simplemente el país es más rico.



REDACCIÓN

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?