| 10/1/1994 12:00:00 AM

BOGOTÁ A SECAS

Me complace que la correspondencia y anuncios no demeriten a Bogotá con el remolque colonialista "Santafé de", tal como lo indica el periodista, escritor y maestro Germán Arciniegas en su columna de El Tiempo, cuya fotocopia adjunto. Es cierto que el Art. 322 y el transitorio 41 de la Constitución Nacional digan "Santafé de Bogotá", pero no disponen que así se nombre a la capital; el Art. 176, inc. 3, por el contrario, sí ordena que "el Distrito Capital de Bogotá" constituya o conforme una circunscripción electoral. Expresando mi opinión, así me dirigí a los candidatos a la Alcaldía Mayor, quienes me manifiestan que ya tenían el mismo pensamiento, no sólo por las razones apuntadas, sino también por la brevedad que existe en la tecnología contemporánea, como se observa en muchos países (Roma, París, Tokio, Pekín, Londres, Bogotá, Madrid).



Santos Nicolás Díaz M., Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?