| 2/1/1994 12:00:00 AM

BACTERIAS EN CARTAGENA

Como gerente de la compañía propietaria del Hotel Cartagena Hilton me ha tocado pasar un viacrucis con una ampliación que se está necesitando desde 1988, año en que comenzamos a hablar con los señores de la Hilton sobre este asunto. Cuando ya estábamos listos para arrancar nos pusieron una bomba. Cuando pasó la violencia y nuevamente íbamos a arrancar vino la plusvalía, con una cifra confiscatoria que teníamos que pagar. Cuando se logró bajar ésta a un nivel razonable, la pagamos y entonces ahí mismo vino la tutela de la Corte Constitucional.

Afortunadamente, la Alcaldía nos va a dar el permiso si desconectamos al hotel del alcantarillado y tratamos las aguas residuales nosotros mismos, tanto del hotel actual como de la ampliación. Como lo que vamos a tener es un tratamiento con bacterias con un sistema que será el primero en Colombia, estamos esperando que ingenieros de la Hilton vean instalaciones similares en Canadá y Estados Unidos y den su visto bueno antes de meternos en una cosa tan nueva aquí.

Lo que he escrito hasta aquí es una explicación de por qué me he puesto a averiguar sobre las bacterias -bichos que van a acabar con todas las teorías y tesis sobre problemas sanitarios aquí y en todo el mundo-. En un artículo de National Geographic se explica claramente cómo se acabó con el problema de la bahía de Chesapeake, a donde vertía el alcantarillado de Baltimore, y de muchas otras poblaciones de esa parte del estado de Maryland.

Yo no me atrevo a garantizarlo porque no soy ningún técnico, pero el problema sanitario de Cartagena se resuelve simplemente con un tratamiento de bacterias cada tantos centenares de metros de la tubería principal del alcantarillado (o de las principales). El agua entonces sale al final de su recorrido completamente tratada y su vertimiento se puede hacer en cualquier parte. La única desventaja de esta solución es que las perspectivas son negras para personas que estaban pensando en grandes negocios, jugosos contratos y suculentas mordidas. Que algo tan grande se achique de tal manera los tiene aterrados.



ALFREDO MOGOLLÓN, GERENTE COMPAÑIA HOTELERA DE CARTAGENA DE INDIAS S.A.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?