| 7/8/2005 12:00:00 AM

Aprender de los errores

Sumamente interesante la visión que se ha tenido de contribuir al desarrollo del país y a la generación de empleo, con la ayuda de las incubadoras de empresas. Es una buena oportunidad de crearlas, sobre todo para los profesionales recién egresados, los cuales ven en este tipo de programas su gran oportunidad para desarrollar su proyecto de vida. Aunque no todo es tan bonito. Infortunadamente, y debido a la burocracia y el papeleo en nuestro país, los dineros y desembolsos pactados para el inicio de una nueva empresa se demoran hasta seis meses y más, quedando los nuevos empresarios con muchas ganas de trabajar, pero sin recursos para continuar con su labor. Ojalá de los errores se aprenda y que los nuevos y animosos emprendedores e incubados, incluso los que están ya en el proceso, cuenten con las garantías de cumplimiento en todo el proceso, pues se sabe que un universitario recién egresado sale al mercado con más ganas que recursos monetarios.

Luis Fernando Gómez, vía internet
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?