Acerías Paz del Río

| 3/22/2002 12:00:00 AM

Acerías Paz del Río

Me refiero al artículo "Acerías: al rojo vivo" de la edición 152. Es infortunado que a esta empresa solo lleguen políticos ya que imponen intereses particulares, desconociendo tanto el mercado como el manejo industrial de la planta. Pero sí hay algo bueno en la compañía: la existencia de ingenieros colombianos formados allí mismo, los cuales se organizaron en un equipo de trabajo cuando a uno de ellos le dieron la oportunidad de asumir la Presidencia de la empresa. En ese período se lograron importantes reducciones de costos y se pusieron en marcha procesos técnicos y comerciales que le dieron una dinámica moderna, competitiva y eficiente.



Esa organización administrativa le permitió a Acerías recuperarse considerablemente y, por tanto, el gobierno debería rehacer la administración que produjo los excelentes resultados antes dichos o entregarle la empresa, libre de compromisos y con opción de venta, a un operador privado (nacional o internacional) exitoso en actividades afines. Con esto se libera a la empresa de la rapiña y se mantiene una empresa que es soporte indiscutible de la industria metalmecánica colombiana.



Roberto Almario Plaza, Bogotá

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.