| 9/16/2005 12:00:00 AM

Seguros

La globalización del sector a partir de los 90 se ha traducido en mayor fortaleza patrimonial, más eficiencia y mayor orientación al cliente.

Seguros
En el sector asegurador, la historia es muy parecida a la de la banca. Durante mucho tiempo, este sector estuvo muy regulado pues pólizas y tarifas estaban sujetas a la previa aprobación de la Superintendencia y las comisiones y el porcentaje que podía ser cedido al exterior eran uniformes para todos los jugadores, lo cual impedía la competencia. Además, había exclusividad para la aseguradora estatal en el otorgamiento de gran parte de los seguros para entidades oficiales.

Pero con la apertura a la inversión extranjera y la desregulación del sector que incluyó desde la liberalización de tarifas hasta la completa libertad para la cesión de reaseguro al exterior, entre otros factores, el panorama del sector cambió dramáticamente.

Desde 1990, las fusiones, compras y alianzas con inversionistas mundiales han sido la constante. Por ejemplo, Liberty Mutual adquirió el control de Skandia, Latinoamericana, Colmena y ABN Amro para convertirse en una de las mayores aseguradoras del país; Allianz AGF se hizo al control de Colseguros y hasta Suramericana consiguió un socio estratégico: la Munchener Re, entre otros grandes movimientos. De hecho a junio de 2005, las compañías extranjeras emitían el 41% de las primas (el 27% por las 10 aseguradoras europeas y el 13% por las 7 compañías estadounidenses. Además hay 5 empresas mixtas frente a 23 con capital nacional).

Las empresas más grandes del mundo tienen presencia hoy en Colombia. Las estadounidenses AIG, Liberty Mutual, Chubb y ACE. Y las europeas Allianz (alemana) AGF (francesa), Generali (italiana), las españolas Mapfre y BBVA, Royal & Sun (inglesa) y Skandia (sueca), entre otras.

La participación de las multinacionales entre los intermediarios es más clara. Los cuatro principales corredores del planeta están en el país. Marsh & McLennan, el mayor corredor de seguros de Estados Unidos, adquirió DeLima; AON compró Saíz de Castro y otras, JLT adquirió a Heath, y Willis a Gil Seguros, entre otros.

La presencia de jugadores globales ha implicado la consolidación en la industria, la tendencia hacia la especialización y, sobre todo, hacia la mayor profesionalización. Las compañías locales tuvieron que entrar en un proceso de reducción de gastos para hacer técnicamente rentable el negocio (no depender de los rendimientos del portafolio). Esto incluyó mejorar las metodologías de análisis y suscripción del riesgo, lo mismo que aumentar las inversiones en tecnología. De hecho, algunas compañías están empezando a ofrecer sus productos on line, muestra de la aparición de nuevos canales de distribución. Todo esto permite responder a un accionista que exige mayor retorno y ofrecer un mejor servicio al cliente.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.