| 6/12/2009 12:00:00 AM

Secretos de hombre de negocios

Secretos de hombre de negocios

¿Cómo le dice que sí o no a un negocio?

Es más nariz. Es mas feeling, sentimiento. Muchos de los negocios son de feeling.

¿Cómo se podría poner eso en otras palabras?

Comencemos por la definición de suerte. Suerte es un trípode: estar en el lugar correcto, en el momento correcto y con visión. Un poquito ayuda el coraje, pero si le falta uno de esos tres elementos usted no tiene suerte.

Ahora, ¿cómo juzga si está en el lugar correcto, en el momento correcto y tiene la visión? Es feeling y por eso debe ser que al feeling lo llaman suerte. Pero es bien relativo.

¿Qué tipo de negocios son los que lo entusiasman?

Para mi cualquier negocio es negocio. Vea el grupo, es muy diversificado. Construimos barcos en Brasil. Estamos en el área médica: somos unos de los mayores distribuidores de radioquímicos y radiofármacos. Entonces, para nosotros no existe un negocio que nos atraiga más. Todo negocio es negocio, lo mismo. Lo que a uno lo motiva es construir, emprender, que las cosas crezcan.

¿Qué nivel de rentabilidad lo empieza a entusiasmar?

Si una rentabilidad es menor de 15% y 10% es mejor no hacer nada y poner su plata en el banco. Pero, por el otro lado, el hecho de que algunos negocios tengan una TIR bajita no quiere decir que usted no pueda darles una rentabilidad mayor o buscarles la vuelta donde los tipos no están viendo alguna cosa y no lo están haciendo bien.

¿Cuál es el elemento que más le ha ayudado en sus negocios?

Para hacer un buen negocio siempre colóquese en el lado del otro. Intente entender lo que el otro quiere y necesita y sepa si usted puede atender esos deseos o esas necesidades porque, si no, ni empiece.

¿Cuál es la habilidad crucial para los negocios?

Principalmente saber vender su idea. Tiene que creer en su idea y para venderla tiene que saber expresarse y comunicarse. Tiene que transmitir su entusiasmo a quien quiere que le venda algo, o que le preste una plata o que se asocie con usted.

¿Qué tan arriesgado es usted y cómo mide el riesgo?

Yo no lo mido, yo no tengo un riesgómetro, no existe ese aparatito de medir riesgo.

El optimista arriesga. Ahora, hay que tener buen juicio. Optimista no quiere decir soñador. Para que las cosas ocurran usted tiene que creer en ellas. Para que las cosas ocurran usted las tiene que hacer ocurrir y en eso tiene que creer, tiene que persistir.

¿Cuál es el mejor negocio?

No existe el mejor o el peor negocio, sabe, porque los negocios son cíclicos. Entonces el negocio que más me apasiona es la aviación que es un opio, principalmente porque me gusta mucho el contacto con la gente, con las personas.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.