| 11/1/2002 12:00:00 AM

Profesionalización de juntas directivas 10 consejos prácticos

Profesionalización de juntas directivas 10 consejos prácticos
Entendemos como una cuestión de supervivencia la necesidad de profesionalizar nuestras juntas directivas y dar a las empresas códigos de buen gobierno.



¿En términos prácticos, qué es "profesionalizar" una junta directiva? Se ve como algo complejo, doloroso y costoso. ¡En realidad, no lo es! Aunque la junta debe reflejar la individualidad empresarial, a continuación, presentamos 10 consejos aplicables a cualquiera, que le quitan el misterio al tema y muestran que es algo sencillo e indoloro.



1. Busque la independencia de los directores

Un director independiente debe ser nombrado por la junta directiva, no por la administración. Tampoco debe tener vínculos cercanos con empresa, accionistas o administración. Un director independiente puede aportar en temas que los accionistas no dominan y es más propenso a ser objetivo.



2. Balancee la junta directiva

La junta debe ser diseñada y estructurada en función de la empresa, su entorno, sus oportunidades y amenazas. Los directores independientes aportan con tan solo ser independientes pero, conociendo lo que que pueden aportar los accionistas, identifique lo que hace falta y vincule ejecutivos que aporten eso. Ejemplos:



-Gerentes de empresas, que entienden al gerente de su empresa.

-Accionistas de empresas, que lo entiendan a usted.

-Con experiencia:

-En su industria.

-Internacional, si busca nuevos mercados.

-En otros negocios, si pretende crear nuevas líneas.

-Puntual: financiera, industrial, comercial, etc.

-Extranjeros, mujeres, jóvenes, mayores, etc.

3. Limite el tamaño y número de reuniones

El tamaño de la junta debe ser producto del tamaño de la empresa. Aunque es deseable tener diferentes disciplinas a su disposición, los grupos grandes son más difíciles de coordinar y más costosos de compensar.



Así mismo, limite la periodicidad de las reuniones. Más allá de cumplir el mínimo legal, la junta se debe reunir el número de veces necesario para cumplir su mandato. En momentos de crisis, las reuniones pueden ser semanales; en otros, trimestrales.



4. Exija compromiso de tiempo, más allá de la reunión mensual

Un director debe estar dispuesto a dedicarle entre 12 y 15 horas mensuales a temas puntuales, comités de junta, etc. Por más brillante que sea el ejecutivo, su aporte se ve severamente limitado, si no asiste a las reuniones formales o no tiene tiempo para interactuar, entre reunión y reunión.



5. Establezca un norte y evalúe el desempeño de la junta directiva

Defina metas y objetivos para la empresa, la junta directiva y sus miembros. Establezca indicadores y evalúelos al menos una vez al año. Es evidente que la junta logra un mejor desempeño si se sabe lo que se espera y que tendrá que rendir cuentas. Evaluar conlleva, sin embargo, el proceso complementario de retroalimentar.



6. Compense por desempeño

Desarrolle un esquema de compensación que no sea únicamente un monto fijo por reunión, sino que refleje aportes y cumplimiento de los objetivos acordados.



7. La junta directiva debe evaluar al gerente general

Una magnífica forma de profesionalizar la junta es que esta evalúe al gerente. La obliga a establecer objetivos con el ejecutivo, a conocer y medir resultados, a destacar las fallas del gerente y, más importante, fallas de la junta directiva y cómo remediarlas. Une al gerente y a la junta, en un propósito común.



8. Programe reuniones sin la administración

Una reunión de la junta sin la Aadministración es un foro fértil para discutir y analizar libremente temas propios de junta directiva. Formalizar este tipo de reuniones crea un entorno que exige preparación; evita que dependa de iniciativas individuales, crisis puntuales o malentendidos con la administración, que las ve como cosa normal y no "a sus espaldas".



9. Establezca vínculos entre la junta directiva y la administración

Una forma de conocer la empresa, lo que pasa en ella y la estructura gerencial, es conocer a los gerentes de línea. La junta debe trabajar con ellos y verlos en acción. Sin entrometerse, la junta puede adquirir información valiosa y apoyar mejor al gerente.



10. #009; Agenda de trabajo

No establecer objetivos o evaluar su desempeño deja la junta a la deriva, lo cual da lugar a dos temidas amenazas: coadministración y descuido de lo importante. Se debe establecer una agenda de trabajo que revise los puntos neurálgicos del negocio, recurrentes o extraordinarios.



Las reuniones se deben dedicar a temas críticos, revisión de información importante y toma de decisiones. La información financiera y relevante debe ser entregada con anticipación para que el director se prepare para la reunión.



Con lo anterior, se abre el camino para tener una junta directiva profesional, con capacidad de aporte e impacto. Una empresa con junta directiva profesional tiene cimientos sólidos para alcanzar los objetivos empresariales, incluyendo el más importante: supervivencia a corto, mediano y largo plazo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.