| 11/28/2003 12:00:00 AM

Precio y conexión emocional

Precio y conexión emocional
La estrategia que ha adoptado Coca-Cola para competir en el mercado colombiano se puede resumir en cuatro frentes de acción: precio y empaque, mantener la conexión emocional con el consumidor y lograr que esta comunicación sea relevante para él, especializar la segmentación del mercado y hacer una reingeniería interna para ganar eficiencias.

El lanzamiento de la botella retornable de 2 litros es un claro ejemplo de la combinación entre precio y empaque. Este envase le permite a la compañía costear el menor precio de la botella familiar de dos litros, que se ha posicionado como la más económica del mercado. Por otro lado, la empresa mantiene el precio en tamaños críticos como la botella de 6,5 onzas que desde mayo de 2002 está en $400, y la de 12 onzas que desde noviembre de 2001 cuesta $600. "El objetivo es que Coca-Cola esté al alcance del bolsillo y de la mano del consumidor", explica Guillermo Aponte, gerente general de la compañía.

En comunicación ha hecho campañas impactantes como "Las monedas son para la Coca-Cola", con la que arrancó el año, y que buscaba mostrar cómo es de valioso poder tomarse una Coca-Cola con las mismas monedas que se utilizan para montar en bus o escoger una canción en una rockola. Esta campaña fue tan exitosa, que fue exportada a Perú y Ecuador y se está considerando su lanzamiento en algunos países de Centroamérica.

Coca-Cola también está especializando aún más la segmentación, para surtir los canales con las presentaciones adecuadas de acuerdo con las necesidades de cada ciudad y de cada estrato socioeconómico.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.