| 10/31/2003 12:00:00 AM

Para gente de acciones

Para gente de acciones
El mercado nacional de acciones tiene dos problemas culturales notorios.



Dividendos

Si alguien hubiera invertido en acciones por el período completo de los últimos cuatro o cinco años, habría perdido dinero, manifiesta Marino Salgado, vicepresidente técnico de la firma Profesionales de Bolsa.

La valorización no fue suficiente para hacer atractivas las acciones para los ahorradores. Por eso, solo son interesantes los títulos de firmas que han repartido dividendos recientemente. Salgado explica que compañías como el Banco de Bogotá muestran una rentabilidad llamativa porque entrega dividendos de $67 mensuales, el 0,8% del valor de una acción que se aproxima a los $8.000.

Hoy, el atractivo de las acciones en el país está en la capacidad de generar dividendos, que dependen a su vez de las fluctuantes condiciones financieras de las empresas o de la aleatoria generosidad de los accionistas mayoritarios.

Pero si ese comportamiento se generalizara, Colombia se convertiría en una plaza sui generis en el mundo. Rodrigo Gutiérrez, ex presidente de la Organización Corona, señala que en los países desarrollados los inversionistas institucionales se preocupan más por la valorización que por los dividendos. La política de dividendos debe subordinarse a las necesidades de crecimiento de las empresas. Los flujos de caja deben preservar un espacio para la inversión, por lo cual el espacio que queda para dividendos es muy pequeño, afirma. La tarea, entonces, es generar valorización en las empresas inscritas.



Las viudas ahorrativas

Hace años, la cultura de las sociedades por acciones estaba muy arraigada en lugares como Antioquia. Los abuelos les regalaban títulos de empresas a los nietos recién nacidos como un instrumento de ahorro para el futuro. Esa 'cultura de accionistas' es interesante, pero no sirve para desarrollar el mercado. Para hacerlo, se requieren personas que no se queden con las acciones sino que estén dispuestas a comprarlas y venderlas cuando aparezca la oportunidad, señala Salgado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.