| 4/27/2001 12:00:00 AM

Los efectos macro

Los efectos macro
Con éxito exploratorio o sin él, los grandes impactos macroeconómicos no se sentirán en esta década. Independientemente del escenario, en el corto plazo la producción total del país se reducirá en 50%. La suma de la producción de Ecopetrol más lo que recibe por regalías apenas alcanzará para cubrir la demanda interna.



El monto de las transferencias de Ecopetrol al gobierno central, por su parte, dependerá de las utilidades que obtenga en la operación interna y de la decisión de mantener o eliminar el subsidio a la gasolina, que vale cerca de US$500 millones al año.



Sin embargo, incluso en el escenario P0, en el que no hay grandes descubrimientos, la situación financiera de Ecopetrol no sería muy difícil, pues podrá desahorrar lo que guardó en el Fondo de Estabilización Petrolera durante la bonanza. Los problemas grandes vendrían después del 2010.



En el escenario P80, las exportaciones de petróleo bajarían de un máximo de US$4.867 millones en el año 2000 a US$1.549 millones en el 2004. Solo hacia el año 2008 volverían a superar los US$3.000 millones. La inversión directa llegaría a un máximo de US$697 millones en el 2006.



El escenario P80 se calculó con los precios internacionales proyectados por CERA, una de las principales firmas de investigación del mundo. El precio se estabiliza en cerca de US$21 por barril a partir del año 2003. La cuenta corriente de la balanza de pagos sería deficitaria durante la década, pues si hay éxito, el país tendrá que hacer grandes inversiones. Aunque serían financiadas en parte con inversión extranjera, Ecopetrol tendría que participar, lo cual lo obligaría a buscar financiamiento externo. Bajo este escenario podrían presentarse dos problemas. El primero sería conseguir la financiación cuando el país ha utilizado casi toda su capacidad de endeudamiento externo, ha perdido la calificación de grado de inversión y el entorno internacional ha cambiado radicalmente en comparación con el de los años 90. Paradójicamente, si se obtiene la financiación vendría el segundo problema: el ingreso de dólares podría inducir una nueva revaluación del peso, repitiendo la mala experiencia de la década anterior.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.