| 7/2/1999 12:00:00 AM

Los cambios de junio

Los cambios de junio






Los cambios de junio

Hay tres que se deben destacar por su potencial: el financiero, el empresarial y el cambiario.



Las medidas para el sector financiero



Con la aprobación de la reforma financiera en el Congreso, el gobierno logró mecanismos más modernos de gestión preventiva que le permiten actuar al ordenar, por ejemplo, aumentos de capital, ventas de activos, fusiones... cuando se presenten situaciones de debilitamiento de entidades financieras sin tener que esperar a que los niveles de solvencia lleguen a los mínimos permitidos. Logró además la agilización de los procesos liquidatorios al permitir una participación más activa de Fogafin y el establecimiento, a partir de las facultades extraordinarias, de un nuevo sistema de financiación de vivienda que funcionará simultáneamente con el sistema tradicional.



Por el otro lado, el gobierno decidió relajar las condiciones de acceso de las entidades del sector financiero a la línea de crédito de Fogafin. Mientras que antes el accionista de una entidad que quisiera acogerse al programa de Fogafin tenía que poner capital propio para volver a llevar la relación de solvencia a cero después de sacarle a la entidad los activos improductivos, ahora lo podrá hacer con recursos de crédito de Fogafin -el 50% con crédito de Fogafin a 6 meses y el otro 50% a un plazo de 12 meses-. La entidad que acuda a esta financiación deberá someterse a un plan de desempeño durante 6 meses, tiempo en el cual deberá consultar todas las decisiones grandes de crédito y de inversión. El costo para el gobierno de la capitalización de la banca privada es de $2,7 billones.



La reestructuración de las deudas



En línea con las medidas de reestructuración de las entidades financieras, el gobierno anunció una línea de crédito de $1,6 billones para la reestructuración de las deudas de las empresas viables: $1,1 billones por medio del IFI y $500.000 millones de Bancoldex.



De acuerdo con las normas de la Superintendencia Bancaria, los bancos ya tienen que haber limpiado sus balances, con lo cual ya deben tener más o menos claro cuáles de sus empresas con cartera dudosa son viables y cuáles no. El gobierno facilita el proceso de negociación entre las empresas deudoras y los bancos acreedores.



Una vez el banco se pone de acuerdo con la empresa acerca de las condiciones de la reestructuración, el IFI o Bancoldex le entregan títulos al banco por el valor de la reestructuración, para que los descuente en el mercado secundario y obtenga así la liquidez para seguir operando. Estas entidades les cobrarán a los bancos una tasa cercana al DTF por el uso de los recursos. El banco puede liberar así recursos que tiene comprometidos en las empresas, mientras que a éstas últimas se les alivia la situación de caja. Las reestructuraciones tienen un período de gracia de 1 año para los intereses y de 3 años para el capital.



Las medidas cambiarias



En junio comenzó a materializarse la posibilidad de que los observadores internacionales tomen acciones concretas en contra de Colombia. Las decisiones de las calificadoras Standard & Poor's y Moody's sobre el cambio del outlook de la calificación de los papeles de Colombia desembocaron en una fuerte especulación contra el peso colombiano, durante dos jornadas consecutivas. Después de gastar cerca de US$300 millones defendiendo la banda, el Banco de la República optó por desplazar la banda cambiaria hacia arriba en 9 puntos y ampliar su techo de 14 a 20 puntos; y reducir la pendiente de 13 a 10 puntos.



Las medidas devolvieron la calma al mercado, en parte por la intervención de Crédito Público mediante la colocación de TES en dólares y en parte por la venta de divisas que tuvieron que hacer los bancos, a los que se les redujo el porcentaje autorizado de posición propia (el porcentaje de sus activos que pueden tener en dólares).



El que la nueva banda sea o no sostenible depende de la credibilidad que los mercados les den a los anuncios del gobierno. En los mercados internacionales de bonos, al parecer, ésta no es muy alta, pues el spread de los papeles colombianos aumentó 70 puntos básicos. Para convencerlos va a hacer falta bastante más que unos anuncios: será necesario mostrar unos hechos contundentes.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.