| 10/17/2003 12:00:00 AM

Las tareas pendientes

Rafael Marín, presidente de Marval.
La región tiene varios proyectos públicos que la dinamizarán en el futuro inmediato.

El transporte masivo en Bucaramanga que tendrá una inversión de US$65 millones, la concesión de la doble calzada de Bucaramanga-Lebrija y de Palenque-Café Madrid-El Cero, que agiliza el entorno y la zona industrial de la capital santandereana y que tendrá una inversión de unos $100.000 millones. Y, finalmente, el nuevo acueducto que valdrá US$200 millones. Por el lado de Cúcuta, la esperanza está en la ZEEE y en la reubicación de empresas.

Pero uno de los principales problemas que enfrenta esta región es el desplazamiento de campesinos por el conflicto armado. Llegan del sur de Bolívar o del Magdalena Medio y es necesario diseñar estrategias que permitan generar empleos, garantizar la seguridad y evitar esa migración.

El sector agrícola tiene en la palma y el cacao una buena oportunidad para diseñar estrategias. El cacao, por ejemplo, se está convirtiendo en uno de los principales renglones de exportación y pasó de vender US$422.000 en el primer trimestre del año pasado, a US$1,4 millones en igual período de este año. "Tenemos que mirar con más fuerza al Magdalena Medio para que sectores como la palma, el caucho o el cacao crezcan más, generen riqueza y den la posibilidad de que la gente retorne al campo", explica Rafael Marín, presidente de la constructora Marval.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.