| 11/7/2008 12:00:00 AM

Las nuevas vocaciones

Las nuevas vocaciones

Al lado de estos temas, las universidades se han visto abocadas a manejar un cambio de gran envergadura en las preferencias de los bachilleres a la hora de escoger su carrera profesional.

Según estadísticas del Ministerio de Educación Nacional, la selección de carrera que hacen los estudiantes con mayores puntajes en el Icfes presenta cambios importantes en la última década. Las carreras de ingeniería, arquitectura y urbanismo, que en el primer semestre de 1998 absorbían el 46,5% de estos estudiantes, para el primer semestre de 2008 tenían una participación que llegaba a 36,8%. Al contrario, el área de economía, administración, contaduría y afines pasó de atraer el 15,3% de los mejores bachilleres en el primer semestre de 1998, a capturar al 25,5% de los mismos en la primera mitad de 2008. Las áreas afines a la agronomía, así como las clasificadas en ciencias de la salud, humanidades, ciencias naturales y matemáticas también presentan disminuciones en el número de mejores estudiantes matriculados en ese periodo de tiempo. Por otra parte, se notan aumentos en el número de mejores bachilleres en programas afines a artes, ciencias de la educación y ciencias sociales.

Estos cambios en las carreras favoritas de los mejores estudiantes pueden tener múltiples causas. Por una parte, existe la percepción de que las carreras relacionadas con administración y economía ofrecen mejores perspectivas de empleo y mejores salarios. No obstante, en el mercado laboral es evidente hoy la escasez de, por ejemplo, ingenieros de sistemas o ingenieros eléctricos, y los salarios para los graduados de estas carreras son relativamente elevados en la actualidad.

Es posible que exista también alguna correlación entre el cambio en los sistemas de educación en los colegios en la última década y una mayor inclinación hacia las ciencias sociales, lo cual se reflejaría tanto en las actividades que desarrollan los estudiantes en los colegios como en sus inclinaciones hacia carreras como economía, por encima de las ingenierías. En cualquier caso, este cambio en preferencias implica la necesidad de realizar ajustes significativos en las universidades, para acomodar las nuevas poblaciones de estudiantes, estar a la altura de sus expectativas y garantizar la calidad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.