| 1/1/2000 12:00:00 AM

Las fuerzas propulsoras

Para construir escenarios, es necesario fijarse en las fuerzas propulsoras del futuro, ambas del ámbito de acción de hombres o mujeres comunes y corrientes: la economía y las empresas.

Las fuerzas propulsoras
La economía



En el mundo moderno, el desarrollo depende de la generación de ideas productivas y de las instituciones que soporten incentivos para mejor trabajar y, sobre todo, emprender. Durante casi todos los 90, Colombia invirtió con inusitado entusiasmo nacional y extranjero, y hoy tiene el stock de capital, tanto de infraestructura como de maquinaria, más alto de su historia. La educación, pública y privada, en especial en el área universitaria, registró la mayor demanda en décadas: en el período 1993-2003 se habrán graduado más colombianos que durante todo el siglo XX y la tasa de ingenieros per cápita ya sobresale internacionalmente. La crisis de los 2 últimos años, aún en el adverso ambiente mundial, paradójicamente, generó las iniciativas empresariales de aumento de productividad y conquista de mercados de exportaciones que faltaron en la fase inicial de la apertura. Y los desequilibrios financieros que resultaron de ese entusiasmo expansivo, cuando en el gobierno y en las empresas el endeudamiento creció por encima de lo sostenible, comenzaron a ser enfrentados desde finales del año anterior. En un ambiente global que se avizora favorable para e próximo quinquenio, la decisión del gobierno de profundizar el ajuste fiscal y financiero durante el año 2000 y estimular cada vez más al sector privado van a tener una respuesta muy positiva. El sector público va a quedar disciplinado, la economía -como lo ha insistido el economista Alberto Carrasquilla-va a remonetizarse rápidamente y los empresarios deberán interpretar los próximos 12 meses como un período de transición para superar la difícil coyuntura.



Las empresas



La otra gran fuerza impulsora está soportada en las empresas y en la capacidad emprendedora de los colombianos. En este ámbito se han producido grandes transformaciones en los últimos años.

Dinero ha identificado las 6 fuerzas determinantes del desarrollo empresarial en Colombia para los próximos 5 años: Alianzas, Globalización, Inversión, Informática, Tecnología y Educación. Seis variables que se pueden resumir en una sonora sigla las fuerzas AGIITE.



Alianzas



La importancia que tuvieron conceptos como calidad total reingeniería, el cliente como centro, la creación de valor y la: fusiones (en los 80 en Estados Unidos y en los 90 en Colombia) ha resultado superada por el más reciente y grande cambio en las prácticas organizacionales del mundo entero: el fenómeno de las alianzas interempresariales. Cada vez más, las empresa. se están concentrando en sus competencias básicas (focusing on core competencies) y deben obtener las competencias complementarias de otras firmas independientes.



Globalización



Mercado, sociedad y cultura hoy tienen dimensión global.

Como resultado de los cambios en las políticas económicas y la tecnología de transporte y comunicaciones en la última década, las economías que estuvieron antes separadas por altos costos de transporte y barreras artificiales al comercio y a las finanzas, ahora están ligadas en un network cada vez más denso de interacciones económicas. Las empresas hoy se enfrentan a un mundo sin fronteras, en mercados, tecnología y capital.



Inversión



Apostarle al futuro con capital sigue siendo una fuerza clave e imprescindible. La crisis financiera le abre, paradójicamente, la posibilidad a Colombia de pasar muy rápidamente de su modelo de financiamiento bancario hacia uno orientado a la obtención de recursos en mercados de capitales y al capital de riesgo, que se compromete con iniciativas de largo plazo.



Informática



Lo que Alvin Toffler y Peter Drucker anticiparon es ahora una realidad. La nueva tecnología de la información está cambiando como nunca el mundo de los negocios. Después de las revoluciones agrícolas e industrial, la tercera ola de la información y el conocimiento ha llegado hasta nosotros.

La reducción de costos de transacción permitidos por la web está revolucionando la logística y la conectividad de casi todas las empresas con sus mercados. Nuevas oportunidades y amenazas en cada negocio.



Tecnología



Innovación, innovación, innovación...

Estamos en una verdadera revolución tecnológica en el mundo. Y la tecnología se obtiene mediante transferencias o se construye. Los más de US$20.000 millones de inversión extranjera de los últimos 15 años han venido acompañados de transferencias sin igual de tecnología productiva y organizativa. Pero para subirse al tren del mundo es necesario un esfuerzo en investigación y desarrollo como nunca antes.

Las varias decenas de centros de desarrollo productivo que se crearon en Colombia en la última década (ver Dinero No. 90) están comenzando a dar resultados. En biotecnología, en informática, en química comenzamos a dar pasos grandes. Con los próximos anuncios de Patarroyo, se avecina un huracán de interés empresarial en la ciencia, que se multiplicará en campos tan disímiles como la salud, la agricultura, la energía y las telecomunicaciones.



Educación



La tercera ola tiene la implicación de poner el conocimiento y el desarrollo de recursos humanos en el eje de la estrategia de desarrollo de cualquier país o empresa.

Dos manifestaciones de esta tendencia son la impresionante multiplicación de la universidad privada de los últimos años, desdeñada por tantos, y el notable aumento de los presupuestos de capacitación en las empresas más exitosas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.