| 6/18/1999 12:00:00 AM

Las 5.000 y la rentabilidad

Las 5.000 y la rentabilidad
Pasando del análisis tradicional de las ventas, la utilidad y la deuda es necesario evaluar las empresas desde la perspectiva de su rentabilidad y eficiencia, para lo cual se utilizó la metodología del ROA que comenta el consultor y profesor de la Universidad de los Andes Humberto Cárdenas en el recuadro de la página 36. Esta metodología permite descomponer el ROA, que es la rentabilidad sobre el activo, en dos partes: margen operacional y rotación de activos, los cuales a su vez permiten analizar simultáneamente la rentabilidad y la eficiencia de la empresa. El margen operacional mide la habilidad de la empresa para generar utilidad operacional, dado un nivel de ventas: cuánto gana operacionalmente por cada peso vendido. La rotación de activos por su parte se puede ver desde dos ángulos: la habilidad para generar ventas, dada una inversión en activos o la necesidad de una inversión en activos con el fin de obtener un nivel de ventas.



Para que el ROA sea una herramienta de análisis verdaderamente útil, es necesario mirar la rentabilidad operacional junto con la eficiencia en el manejo de los activos. Nada se gana con mejorar la rentabilidad, si se sacrifica la eficiencia y viceversa. Así, para que una empresa pueda aumentar su productividad, puede moverse en diferentes direcciones de acuerdo con sus posibilidades; algunas se deben concentrar en mejorar el margen operacional, otras en la rotación de activos y otras en mejorar ambos índices. El margen operacional y la rotación de activos no son independientes, todo lo contrario, son interdependientes.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.