| 3/30/2007 12:00:00 AM

La radicalización de Chávez

La disminución de la oposición le ha permitido al presidente venezolano asumir cada vez más poder.

La radicalización de Chávez
Aunque Hugo Chávez lleva en el poder desde febrero de 1999, se puede decir que solo hasta ahora tiene el panorama político despejado para actuar. Es cierto que ha contado siempre con respaldo popular, como lo muestra la aprobación de los cambios en la Constitución que le permitieron alargar el período presidencial de 5 a 6 años. Sin embargo, el paro petrolero de 2003 lo obligó a moderar su discurso y solo a partir de 2004 se puede decir que, con la derrota de la oposición, que culminó con la marginación de esta de las elecciones para Congreso, logró el poder absoluto con el presidente en la Asamblea.

Una vez ganadas las elecciones presidenciales del año pasado, que le aseguran la presidencia hasta el año 2013, se presentó un proceso creciente de radicalización de su discurso, que ha estado marcado por condenas a la propiedad privada y la producción de riqueza, y por una intervención cada vez más abierta del estado en la propiedad y manejo de empresas y de industrias básicas, como se vio con la nacionalización de Electricidad de Caracas y Cantv, anunciadas en enero de este año.

"Lo que el 40% de la población o más considera que es un proceso cada vez más autoritario, militarizado y beligerante con países amigos, no encuentra respuesta política ni mecanismos de protesta, porque desde que la oposición decidió no participar para la elección de la Asamblea Nacional se hace más difícil construir proyecto político. Los partidos tradicionales desaparecieron y los que estaban surgiendo a partir del 98, más bien se han ido debilitando y dividiendo", explica el sociólogo Tulio Hernández. Además, la creación de un partido único a partir de los tres partidos chavistas, y la decisión de crear consejos comunales en todo el país, a los que les asigna presupuesto para que ayuden a los gobernantes locales a definir proyectos prioritarios, es visto como una manera de cerrar aún más los espacios de oposición, o inclusive de separación de poderes con los mandatarios locales. "Esto crea la sensación de que el único espacio que se fortalece es el poder unipersonal del presidente. Entre tanto, la sociedad civil, gremios y sindicatos independientes tienen cada vez menos presencia y capacidad de acción", concluye Hernández.



El modelo económico

El significado del Socialismo del Siglo XXI que presenta el gobierno es un misterio para el sector privado y los economistas. "El presidente ha cumplido la orientación de lo que dijo a partir de 2004, cuando se sintió seguro. Sin embargo, cuando vio en enero las consecuencias de los anuncios de estatización, moderó el lenguaje y mandó a hacer arreglos. Hay pragmatismo, Chávez sabe que el socialismo asusta y se ha moderado", señala el economista Orlando Ochoa. "No puede controlar la inflación, entonces reduce el IVA 5 puntos a julio, lo que va a hacer que la inflación baje con un gran sacrificio fiscal. Hace esto porque en el tercer trimestre de 2007 se debe hacer el referéndum para aprobar la reforma constitucional. Y luego continuará con tácticas de corto palzo, sin resolver el problema de fondo", asegura Ochoa.

"Como el presidente Chávez tiene dinero, puede hacer experimentos. Pero la sociedad que está construyendo no es viable", afirma Fausto Andrés Maso, columnista de El Nacional. Maso, un cubano que participó en la revolución de Fidel Castro y luego se fue a vivir a Venezuela, afirma sin titubeos que ese país no va hacia el comunismo. "Chávez nunca se juega todo o nada. Es un político calculador. No es un revolucionario", asevera.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.