| 8/8/2003 12:00:00 AM

La gobernabilidad de EPM

Edith Cecilia Urrego, gerente de Empresas Públicas de Medellín.
"Somos tan eficientes como cualquier empresa privada y cada día buscamos generar más valor. Tenemos un Plan Estratégico de largo plazo concebido para favorecer al cliente, y nuestra condición de emisores de bonos nos obliga a estar vigilados por compañías internacionales tan reconocidas como Duff & Phelps", afirma Edith Cecilia Urrego, gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM).

Según la empresa, tiene 49 veedores, entre los cuales figuran también 18 ligas de usuarios, PriceWaterhouseCoopers, el Concejo de Medellín, la Creg y la CRT, entre otros. No obstante, persiste cierta preocupación del sector empresarial sobre el manejo de la empresa y su futuro. De hecho, para el sector privado de Medellín es importante lograr un acuerdo con la entidad sobre su gobernabilidad, al establecer mecanismos de participación ciudadana y pactos de compromiso que garanticen a futuro un papel activo del sector privado en lo público.

El ejemplo de democratización accionaria, que han realizado Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) o la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), se ve como un buen camino para blindar a empresas públicas exitosas de la tentación que tengan las administraciones locales para utilizar y destinar sus recursos de forma oportunista. Pero este camino está descartado, según lo manifestó Urrego.

EPM es de gran importancia para la ciudad, pues los principales ingresos de Medellín provienen en la actualidad de las exportaciones y de las constantes inversiones realizadas por EPM. En 2003, la entidad invertirá $1,95 billones en el mejoramiento de su infraestructura en la región, y destinará $660.000 millones para los nuevos proyectos. EPM genera hoy 17.500 empleos, 11.200 de los cuales son directos. Así, el futuro de Medellín está atado al rumbo que tome esta empresa.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.