| 1/25/2002 12:00:00 AM

La economía mundial

La economía mundial
La recesión mundial afecta a todos los inversionistas, incluso si todos sus activos están en pesos. Es indispensable seguir de cerca los acontecimientos en los países desarrollados para llegar a las mejores decisiones.



Lo positivo



Aunque el año 2001 fue malo (y peor que lo esperado) para el mundo entero, la reacción de los responsables de la política económica en Estados Unidos ha sido rápida y contundente. Esta es la principal razón para esperar una pronta recuperación.



El precio del petróleo sigue en niveles bajos. Esto debería facilitar la recuperación de Estados Unidos y Europa.

El manejo moderno de inventarios hace que las correcciones sean ágiles. Los inventarios bajaron rápidamente, pero la reactivación de la producción también podría ser veloz.

La productividad en Estados Unidos se ha mantenido alta a lo largo de la recesión. Se espera que este sea un motor de recuperación.

Lo negativo



Europa y Japón no han hecho las reformas estructurales necesarias para generar nuevo crecimiento. La responsabilidad de impulsar de nuevo la economía mundial recae en Estados Unidos. Esto implica una gigantesca concentración del riesgo.

Varios indicadores muestran que el mercado de acciones en Estados Unidos aún está sobrevalorado, lo que llevaría a esperar menores precios, que reducirán la confianza. Además, la quiebra de Enron ha generado gran desconfianza sobre el verdadero estado de algunas de las mayores empresas de Estados Unidos. Esto podría traducirse en un aumento del costo de capital, que retrasaría la recuperación.

América Latina ha sido fuertemente afectada por la crisis, dado el desajuste de sus economías. La percepción sobre estos países se ha polarizado y la atención de los inversionistas se concentra en Brasil y México, lo que perjudicará a los demás. La evolución de Argentina reforzará este patrón. La principal influencia en el sentido contrario sería la firma de un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y América Central.

Lo que viene



Si la Reserva Federal de Estados Unidos no percibe que el desempleo ha comenzado a bajar, seguirá manteniendo una política expansionista. Es de esperar que las tasas de interés en Estados Unidos se mantengan bajas durante la mayor parte del año.

La confianza de los consumidores se ha recuperado en Estados Unidos. Esta es una buena señal respecto a que el fin de la recesión estaría cerca.

La caída de los inventarios debería llevar pronto a una recuperación de la producción y de la inversión. Algunos indicadores muestran que la inversión en tecnología (cuya caída precipitó la recesión) ha comenzado a repuntar, si bien lo hace lentamente.

El mercado de acciones en Estados Unidos sigue siendo riesgoso. Los resultados de las empresas aún son muy disímiles y cualquier noticia mala tiene un gran potencial para llevar al mercado a la baja.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.