| 11/9/2001 12:00:00 AM

Imaginación y compromiso

Imaginación y compromiso
El choque de la apertura puso en evidencia las debilidades de Indupalma, le restó competitividad y la llevó a la crisis más grande de su historia. Sin embargo, la empresa logró voltear la situación a su favor y hoy es el mayor productor de palma africana del país.



¿Cómo lo logró? En 1995, comenzó a impulsar un proyecto junto con las cooperativas agrícolas. Ellas cultivaban la palma e Indupalma les garantizaba la compra del fruto, para luego procesarlo y transformarlo en aceite para consumo interno y exportaciones. Hoy, esa producción se traduce en 160.000 toneladas de fruto y 30.000 toneladas de aceite anuales que representan ventas por cerca de S25.000 millones.



El 85% de la actividad agrícola de la compañía la realizan 20 asociaciones agrícolas a las que desde 1995 les ha comprado cerca de $34.000 millones de producción. Así, la empresa se salvó de la quiebra con una solución que ha generado un altísimo impacto social. Entre las 3 cooperativas que trabajan actualmente en el proyecto de expansión de la frontera palmera, se cuentan 170 campesinos que se dedican a sembrar 1.700 hectáreas, subsidiadas en un 40% por el gobierno con el ICR, y tienen un trabajo estable hasta cuando se acabe dicho programa. Luego se pone en marcha el siguiente con otras cooperativas de las 20 que están asociadas a Indupalma. La figura de la compañía es la de motor de los proyectos, capacitador, y asesor jurídico y financiero. Las cooperativas son autónomas. Todos ganan.



Rubén Darío Lizarralde, gerente de Indupalma en San Alberto, Cesar.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.