| 8/23/2002 12:00:00 AM

Hace lo que sea por mejorar su autoestima

Hace lo que sea por mejorar su autoestima
Los problemas en el trabajo son la principal fuente de estrés para los colombianos. De acuerdo con la más reciente encuesta de Napoleón Franco, el 53% de los entrevistados considera que esa es la principal causa de tensión en sus vidas, mientras que la situación económica ocupa el segundo lugar, con el 16%. El 63% de los encuestados dice tomar alguna medida para combatir el estrés. El deporte y los cuidados en la alimentación son las alternativas más utilizadas, y los ejercicios de relajación y yoga se utilizan en el 28% de los casos, siendo la tercera acción más importante. De acuerdo con la encuesta de Napoleón Franco, la necesidad de mejorar la autoestima ha hecho que los colombianos opten por alternativas que les permitan lograr un balance mental y físico, de ahí la proliferación de tendencias como el yoga, la aromaterapia y las distintas disciplinas orientales.



Con frecuencia, sin embargo, la gente se va por la línea del menor esfuerzo. La cirugía estética y los tratamientos que permiten mejorar el desempeño físico de hombres y mujeres están a la orden del día. Las ventas de drogas para combatir la disfunción eréctil crecieron 74% en abril de este año comparadas con las ventas del mismo mes en el 2001, mientras que la demanda por cirugías estéticas se aprecia en el incremento del número de clínicas dedicadas exclusivamente a esta práctica en las principales ciudades del país. Hay por lo menos 15 clínicas de este tipo en Bogotá, cuando en 1996 eran excepcionales. La clínica Cires, por ejemplo, ha abierto 10.000 historias clínicas entre 1991 y el 2002, el doble de lo que recibió en los 10 años anteriores.



"Al consultorio vienen mujeres que necesitan que les operen el rostro para verse más jóvenes y conseguir empleo, políticos que necesitan proyectar una imagen más juvenil antes de elecciones, hombres y mujeres que quieren sentirse mejor", explica Lina Valero, cirujana de la Clínica Cires y presidente de la Academia Colombiana de Medicina y Cirugía Estética.



Las cirugías más demandadas son nariz y lipoescultura, tanto en hombres como en mujeres. Pero también son importantes las de ojos, senos y glúteos. Aunque el costo de las cirugías es elevado, dada la caída de ingresos de los colombianos (una operación de nariz cuesta entre $3,5 y $5,5 millones, mientras que una lipoescultura cuesta entre $2 y 5 millones), las clínicas han encontrado que las personas prefieren dejar de hacer muchos otros gastos, con tal de someterse a este tipo de tratamientos y mejorar su apariencia física.



Para Lía de Falques, experta en salud y belleza, aunque la gente haya perdido ingresos, no se descuida en el cuidado de su cuerpo ni de su piel. La convicción de que la imagen es esencial para conseguir trabajo y mejorar la autoestima se ha extendido a todos los estratos de la población, explica. Empresas como Aces, Exito y Colmena contratan cursos de manejo de imagen para sus empleados. En esta época de crisis e incertidumbre, la gente siente que proyectar la imagen adecuada es indispensable para tener vigencia en el mercado laboral. Sin imagen no hay autoestima, y sin ella no hay empleo. Esta lógica invencible ha dado lugar a una floreciente industria de empresas dedicadas a la belleza, que a pesar de la recesión se mantiene muy dinámica.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.