| 11/9/2007 12:00:00 AM

Gobierno corporativo

Gobierno corporativo
“Una familia es una familia”, dice Mike Lubrano, jefe de la Unidad de Gobierno Corporativo de la IFC. Opina que las empresas familiares grandes o chicas funcionan de manera más o menos parecida en todo el mundo. Por su experiencia en la asesoría de docenas de familias en cinco continentes, encuentra que el gobierno corporativo transforma las empresas. Las firmas que quieran ser más competitivas deben atraer el talento e incentivar a las personas. “Conseguir que tengan un sentido de desempeño superior”, dice. En un estudio que hizo sobre Bavaria, encontró que esta compañía entendió el valor de contratar ejecutivos internacionales. Esto lo hizo en 2002 y consiguió resultados mejores que los que conseguía con la colaboración de su círculo inmediato, señala. “América Latina está más avanzada que otras regiones en que las familias reconozcan la importancia de tener administradores profesionales y que ellos se queden como accionistas”, sostiene.
El mejor gobierno corporativo no cree en personas individuales. Las decisiones empresariales deben ser técnicas, objetivas y no pueden poner en la ecuación factores del corazón, dice Andres Bernal, consultor de la IFC en gobierno corporativo. “Los grandes hombres de negocios toman decisiones exclusivamente en función del capital”, añade.
Para el gusto de los consultores, una compañía ejemplar en esta materia es la constructora brasilera Odebrech, que en los últimos cinco años transformó sus estándares de gobierno corporativo para acomodar los intereses de cinco generaciones en la mayor firma de su campo en América Latina.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.